Día Internacional de la Mujer 2017: Gabriela Mistral


Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga, más conocida como Gabriela Mistral, nació en Chile en el año 1889. Está considerada como una de las mayores referentes de la poesía femenina universal.

A los 16 años decidió seguir la carrera de maestra, para lo que solicitó su ingreso en la Escuela Normal de La Serena pero fue rechazada porque sus ideas, que habían aparecido reflejadas en algunos artículos periodísticos, eran consideradas “ateas y contraproducentes para la actividad de una maestra”. Gabriela reclamó entonces sus derechos y publicó en La voz de Elqui su artículo “La instrucción de la mujer”, en el que exigía que todas las mujeres tuvieran derecho a la educación.

Más tarde, el filósofo José Vasconcelos la invita a México a colaborar con la reforma educativa de su país y desde ese momento inicia una vida en la que viaja con mucha frecuencia a Estados Unidos y a diversos países de Europa en donde demuestra con creces su valía profesional.

Sus comienzos literarios fueron a principios de 1900, y el 12 de diciembre de 1914 obtuvo el primer premio en el concurso de literatura de los “Juegos Florales” con sus “Sonetos de la muerte”. Desde entonces utilizó el seudónimo literario “Gabriela Mistral” en honor a dos de sus poetas favoritos, Gabriele D'Annunzio y Frédéric Mistral.

La considerada como su primera obra maestra, Desolación, se publicó en Nueva York en 1922. Casi la totalidad de los poemas que forman este libro los había escrito diez años atrás.

Sus principales escritos son:

  • Desolación, Instituto de las Españas en los Estados Unidos, Nueva York, 1922.
  • Lecturas para mujeres.  México: Departamento Editorial de la Secretaría de Educación de México, 1923.
  • Ternura. Canciones para niños, Madrid: Saturnino Callejas, 1924.
  • Nubes blancas: poesias, y La oración de la maestra, B. Bauza, Barcelona, 1930.
  • Tala, Editorial Sur, Buenos Aires, 1938 
  • Antología, selección de la autora; Editorial Zig-Zag, Santiago, 1941.
  • Los sonetos de la muerte y otros poemas elegíacos. Santiago: Philobiblion, 1952.
  • Lagar. Editorial del Pacífico, Santiago, 1954..
  • Recados, contando a Chile. Santiago: Editorial del Pacífico, 1957.


En 1945 recibió el Premio Nobel de Literatura mientras se encontraba en la ciudad brasilera de Petrópolis en donde se desempeñaba como cónsul. Defendió los derechos de los niños y la importancia de la educación desde que tuvo notoriedad.

Escribió poesía sobre la infancia, el amor maternal y la naturaleza, como así también textos de una pasión ferviente, incluso de erotismo entre mujeres, tema no muy abordado en la sociedad chilena de esa época. En la intimidad, en sus cartas, videos y audios personales, Gabriela Mistral demuestra haber sido una persona más compleja de lo que indica el retrato oficial de mujer con los labios apretados y el ceño fruncido, vistiendo un traje de dos piezas y el pelo recogido en un moño (como es retratada en el billete de 5.000 pesos chilenos).

Mistral era muy discreta y tuvo numerosas secretarias que la ayudaban en lo doméstico y lo financiero. Algunos autores le atribuyen un romance con la escritora estadounidense Doris Dana quien fue receptora, representante y albacea de la prolífica obra de la poeta de América del Sur.

Esta fascinante escritora chilena murió a los 67 años en la ciudad de Nueva York, debido a un cáncer de páncreas, el 10 de enero de 1957.


 

Autor