El ajo (Allium sativum)


Es originario de Asia Central pero existen evidencias que fue utilizado por romanos e incluso egipcios, estos últimos lo utilizaban con fines medicinales. Es una planta de flores muy pequeñas de color blanco y su fruto es un bulbo que se compone de piezas llamados dientes. Es perenne, tiene hojas planas y delgadas de color verde. Las raíces (el bulbo, de piel blanca) forman una cabeza dividida en gajos que comúnmente se llaman  dientes.

Cada "diente" puede originar una nueva planta de ajo y es muy fácil su reproducción, dado que germina sin la necesidad de plantarse. El ajo esta considerado el aliado numero uno de la gastronomía, pero ademas posee muchísimas propiedades medicinales dado que es rico en vitaminas. El ajo reduce el colesterol y reduce la presión arterial entre otros beneficios.

Se utiliza como:  antibiótico, para eliminar virus y bacterias, es efectivo ante enfermedades cardíacas. Desde la antigüedad se lo utiliza para combatir la arteriosclerosis y el reumatismo. También se relaciona con la prevención de ciertos tipos de cáncer.

El ajo es realmente muy benéfico para el organismo tanto crudo como cocido. Crudo cuando se lo corta o machaca produce una sustancia llamada alicina, que es la combinación entre la aliina y la alinasa. Esta sustancia posee muchas propiedades medicinales. Cuando se cocina la alicina se destruye pero en el proceso de cocción se crean la adenosina y el ajoeno que son anticuagulantes y reducen el colesterol. Realmente una planta fascinante.

Es usado para eliminar verrugas en forma tópica. También es usado en jardinería para el control de plagas.

Boris V. Castaneda para LaReserva.com

Nota: Tenia ya 22 años cuando me encontraba de vacaciones en Salvador, la capital de Bahía en Brasil. LLegue a Salvador con un resfrio insipeinte que con el calor, la humedad y el aire acondicionado se transformo en un resfrio importante. Al cabo de 7 días mi situación había empeorado y decidí recurrir al te de ajo.  “alho mata todo” me dijo un amigo  y asi fue. Hay que hervir de 3 a 5 dientes de ajo bien cortados durante  15 minutos. Luego cuando se enfría se cuela y con mucha valentía se toma el preparado de un solo sorbo, y si es posible sin respirar. No cometan el error de agregarle azúcar, es prácticamente intomable. Es recomendable tomarlo de noche antes de dormir.

 

 

Autor