Aye-aye , el primate mas extraño de Madagascar

Solapas principales


No hay duda que el aye-aye (Daubentonia madagascarensis) endémico de Madagascar y emparentado con los lemures es una criatura particular. Su extraña apariencia (similar a Golum del Señor de los anillos) hace que se le considere el principal responsable del origen de la palabra "lémur", que quiere decir en latín "espíritu nocturno". En la actualidad solo quedan 2.500 ejemplares.
 

Los aye-ayes son animales de hábitos nocturnos. Habita la parte alta de los arboles que se encuentran en la selva de Madagascar. Se alimentan principalmente de larvas de insectos que hallan bajo la corteza de los árboles, ubicándolas mediante golpes sobre la corteza (el mismo método que utilizan los pájaros carpinteros). Este comportamiento es  único entre los mamíferos.

 

 

Para conseguirlo, usa su largo tercer dedo, y distingue cualquier pequeña perturbación en el ruido que produce el golpeteo (indicio de una galería de madera carcomida bajo la corteza) gracias a sus grandes y bien desarrollados oídos (su sentido principal), semejantes a los de un murciélago. Su tamaño aproximado es de 40 centímetros de la cabeza a la cola. Sus ojos, grandes y amarillos, típicos de un animal nocturno.

La destrucción de la selva malgache debido a los incendios provocados, la tala de árboles y el aclaramiento de grandes zonas para destinarlas a la agricultura ha empujado al aye-aye al borde de la extinción. De hecho, se pensó durante un tiempo que había desaparecido, hasta que se le redescubrió en 1961. Desde entonces el gobierno de Madagascar ha tomado distintas medidas con el fin de protegerlo a él y a su hábitat; 12 ejemplares de esta especie se encuentran protegidos en la isla reserva de Nosy Mangabe.

 

 

Actualmente, se calcula que existen aproximadamente 2.500 individuos.

Fuente
Iucnredlist

Fotografia
wikipedia

Autor

Facebook