Un estudio británico muestra que conducir largos trayectos te hace más estúpido


En otras palabras la conducción vehicular caótica y diaria, es casi tan malo como fumar en términos de salud. El estudio realizado por la Universidad de Leicester ha encontrado que pasar mucho tiempo detrás del volante reduce tu inteligencia, y este deterioro mental es directamente proporcional a la cantidad de horas de manejo.

Los investigadores analizaron los estilos de vida de más de 500.000 británicos entre 37 y 73 años de edad durante cinco años en donde realizaron diferentes pruebas de inteligencia y memoria. Las 93.000 personas que manejaban más de dos o tres horas al día tenían una capacidad intelectual menor que la que tenían al comienzo del estudio.

La mayoría de los periódicos británicos que cubrieron esta historia se están concentrando en la conducción, pero el estudio también demostró que sucede algo similar con aquellos que pasan muchas horas mirando televisión. Curiosamente, ver televisión era tan malo como conducir en términos de salud, mientras que las personas que usaban computadoras no tenían una disminución en las pruebas de inteligencia, lo que sugiere que el uso de ordenadores tienen un efecto estimulante en el cerebro.

Tras estas consideraciones me pregunto, ¿cuáles son las consecuencias de aquellas personas que ven la televisión mientras conducen (generalmente en atascos de transito)?

Mientras tanto, Kishan Bakrania, quien dirigió el estudio, señala que conducir es el nuevo fumar. “El deterioro cognitivo es mensurable en cinco años y ocurre rápidamente si además se suman malos hábitos de salud como fumar, no hacer deportes o comer desmesuradamente o mal”.

Rosa Sancho, jefa de investigación en Alzheimer's Research UK, dijo: "Mantenerse mentalmente y físicamente activo ayuda a mantener nuestro cerebro sano, por lo que no es de extrañar que las personas que pasan mucho tiempo haciendo actividades sedentarias son más propensas a mostrar una disminución de sus signos cognitivos."

Existen muchos estudios que muestran el costo social de la conducción y su impacto en la sociedad. Estas conclusiones deberán ser acompañadas de políticas de planificación que promuevan trabajar cerca de donde se vive, aunque en la realidad de la mayoría de los países esto parece casi una utopía. Al menos los países deberán mejorar sus vías de comunicación y transporte para reducir significativamente estos tiempos.

Desde LaReserva siempre promovemos el uso de bicicletas y caminar para tener un cuerpo y mente sana, este estudio demuestra que no estábamos equivocados.

Los que todavía pueden, no lo duden, cambien sus hábitos de vida, de alimentación, de actividad física, su cuerpo y especialmente su mente, se los agradecerá.
 


 

Autor