El sistema circulatorio


También llamado aparato circulatorio está compuesto por el sistema cardiovascular, que es el encargado circular la sangre por nuestro organismo, y por el sistema linfático que se ocupa de trasladar unidireccionalmente la ninfa al corazón. El sistema cardiovascular está integrado por el corazón, los vasos sanguíneos y la sangre, mientras que el sistema linfático compuesto por los vasos linfáticos, los ganglios, los órganos y tejidos linfáticos, la médula ósea y la linfa.

El corazón es el órgano responsable de la circulación sanguínea. Con sus 100.000 pulsaciones diarias se encarga que la sangre circule por todo el cuerpo asegurando el reparto de oxígeno y nutrientes, así como la recolección de CO2 y residuos.

La función principal del aparato circulatorio es la de pasar nutrientes (tales como aminoácidos, electrolitos y linfa, gases, hormonas, células sanguíneas, entre otros), a las células del cuerpo, recoger los desechos que se han de eliminar después por los riñones, en la orina, y por el aire exhalado en los pulmones, rico en dióxido de carbono (CO2). La sangre y la linfa son los elementos principales de ambos sistemas (cardiovascular y linfático, respectivamente).

La Sangre
Es un “tejido” líquido que transporta los nutrientes desde el aparato digestivo hasta las células a través de los capilares, venas y arterias. Además es la encargada de transportar el oxígeno y eliminar el anhídrido carbónico. La cantidad de sangre de una persona varía de acuerdo a su edad, peso, sexo y altura. Una persona adulta tiene un promedio entre 4 y 6 litros de sangre.

Posee un papel fundamental en funciones como la coagulación, inmunidad y el control de la temperatura del cuerpo. Está compuesta por los elementos formes o figurados que son elementos semisólidos (es decir, mitad líquido y mitad sólido) y particulados (representados por células y sus derivados) y el plasma sanguíneo que es un fluido traslúcido y amarillento donde están suspendidos los elementos formes.

Componentes:

Los glóbulos rojos (eritrocitos o hematíes)
Son los que transportan el oxígeno (actualmente llamado dioxÍgeno) hacia el resto de las células del cuerpo. Su valor normal  promedio es de 4.800.000 en la mujer, y de aproximadamente 5.400.000 en el varón, por mm³ (también llamado microlitro). También consienten la hemoglobina, proteína encargada de transportar dioxígeno. También transportan el dióxido de carbono que se encuentra en la sangre.

Tienen forma de disco bicóncavo deprimido en el centro. Los glóbulos rojos maduros carecen de núcleo, porque lo expulsan en la médula ósea antes de entrar en el torrente sanguíneo (esto no ocurre en aves, anfibios y ciertos otros animales). Los eritrocitos en humanos adultos se forman en la médula ósea.

Los glóbulos rojos contienen hemoglobina que es una proteína que transporta el dioxígeno.  Su nivel promedio esta entre los 12 y 18 g/dl de sangre. La hemoglobina constituye el 90 % de los eritrocitos y, como pigmento, otorga su color rojo característico a la sangre. Viven aproximadamente 120 días, periodo en donde son eliminados por el bazo, el hígado y la medula ósea.

Los Glóbulos blancos (leucocitos)
Son los principales componentes de nuestro sistema inmunitario. Tienen la función de destruir las infecciones segregando anticuerpos para combatirlas. El promedio normal es de 4.500 y 11.500 por mm³ de sangre, dependiendo de las condiciones fisiologías de la persona. Se dividen en agranulocitos o células monomorfonucleares o  granulocitos o células polimorfonucleares.

Celulas monomorfonucleares
Linfocitos: su valor promedio es de 1.300 y 4000 por mm³ (es decir del 24 % al 32 % del total de glóbulos blancos). Su cantidad aumenta principalmente en infecciones virales, aunque también en enfermedades neoplásicas (cáncer) y pueden disminuir en inmunodeficiencias.
Existen dos tipos:

  • Los linfocitos B están encargados de la inmunidad humoral, esto es, la secreción de anticuerpos (sustancias que reconocen las bacterias y se unen a ellas y permiten su fagocitocis y destrucción).
  • Los linfocitos T reconocen a las células infectadas por los virus y las destruyen con ayuda de los macrófagos. Estos linfocitos amplifican o suprimen la respuesta inmunológica global, regulando a los otros componentes del sistema inmunitario, y segregan gran variedad de citoquinas. Constituyen el 70 % de todos los linfocitos.

Los linfocitos T y los B  puede “recordar” una exposición previa a un antígeno específico, así cuando haya una nueva exposición a él, la acción del sistema inmunitario será más eficaz.

Monocitos: Su número promedio varía entre 150 y 900 células por mm³. Su número aumenta  casi siempre por infecciones originadas por virus o parásitos u otras enfermedades.

Plaquetas
Su valor cuantitativo promedio varía entre 250.000 y 450.000 por mm³. Tienen la función de “tapar” las lesiones que puedan afectar a los vasos sanguíneos. Estas forman coágulos para cerrar las heridas, coagulando la sangre.  

La Linfa
Es el líquido que recorre los vasos linfáticos y carece de pigmentos. Se produce tras el exceso de líquido que sale de los capilares sanguíneos al espacio intersticial o intercelular, y es recogida por los capilares linfáticos, que drenan a vasos linfáticos más gruesos hasta converger en conductos que se vacían en las venas subclavias.

La linfa recorre el sistema linfático gracias a la pulsación de las arterias cercanas y del movimiento de las extremidades. Si un vaso sufre una obstrucción, el líquido se acumula en la zona afectada, produciéndose una hinchazón denominada edema.

Este fluido está compuesto por proteínas y lípidos, similar a la sangre, pero con la diferencia de que las únicas células que contiene son los glóbulos blancos, que migran de los capilares y proceden de los ganglios linfáticos.

Durante un día, circulan aproximadamente de 2 a 2,5 litros de linfa en nuestro organismo. En aquellos órganos que siempre permanecen activos, tales como corazón, pulmón y glándulas, se produce linfa continuamente. La linfa es afectada negativamente por el tabaco.

Tipos de sistemas circulatorios
Existen dos tipos de sistemas circulatorios:

  • Sistema circulatorio cerrado: En este tipo de sistema circulatorio la sangre viaja por el interior de una red de vasos sanguíneos, sin salir de ellos. El material transportado por la sangre llega a los tejidos a través de difusión. Es característico todos los vertebrados.
  • Sistema circulatorio abierto: En este tipo de sistema circulatorio la sangre no está siempre contenida en una red de vasos sanguíneos. La sangre bombeada por el corazón viaja a través de los vasos sanguíneos e irriga directamente las células, regresando luego por distintos mecanismos. Este tipo de sistema se presenta en muchos invertebrados, entre ellos los artrópodos, que incluyen a los crustáceos, las arañas y los insectos; y los moluscos no cefalópodos, como caracoles y almejas. Estos animales tienen uno o varios corazones, una red de vasos sanguíneos y un espacio abierto grande en el cuerpo llamado hemocele.

Circulación sanguínea
Esta describe el recorrido que hace la sangre desde que sale hasta que vuelve al corazón. La circulación puede ser simple o doble:

  • Circulación simple: ocurre cuando la sangre forma un solo ciclo y en su recorrido pasa una sola vez por el corazón. La sangre pasa una vez por el corazón en cada vuelta.
  • Circulación doble: la sangre pasa dos veces por el corazón en cada vuelta.

También se puede clasificar como completa cuando hay mezcla de sangre oxigenada y desoxigenada e incompleta cuando esta mezcla no se produce. El corazón de los seres humanos y de la mayoría de los vertebrados más evolucionados se divide en cuatro cámaras (tetracameral). En otros animales solo tiene dos o tres cámaras, o incluso una sola en forma tubular. Además hay animales que tienen más de un corazón.

Recorrido de la sangre
El recorrido de la sangre comienza en el ventrículo izquierdo del corazón, cargada de oxígeno, y se extiende por la arteria aorta y sus arterias hasta el sistema capilar, donde se forman las venas que contienen sangre pobre en oxígeno. Desembocan en una de las dos venas cavas  que drenan en la aurícula derecha del corazón.

La sangre pobre en oxígeno parte desde el ventrículo derecho del corazón por la arteria pulmonar que se bifurca en sendos troncos para cada uno de ambos pulmones. En los capilares alveolares pulmonares la sangre se oxigena a través de un proceso conocido como hematosis y se reconduce por las cuatro venas pulmonares que drenan la sangre rica en oxígeno, en la aurícula izquierda del corazón.


Resumen: El sistema circulatorio

 

El sistema circulatorio: También llamado aparato circulatorio está compuesto por el sistema cardiovascular, es el encargado circular la sangre por nuestro organismo, y por el sistema linfático que se ocupa de trasladar unidireccionalmente la ninfa al corazón.La sangre y la linfa son los elementos principales de ambos sistemas (cardiovascular y linfático, respectivamente).

La Sangre : Es un “tejido” líquido que transporta los nutrientes desde el aparato digestivo hasta las células a través de los capilares, venas y arterias. Además es la encargada de transportar el oxígeno y eliminar el anhídrido carbónico. Esta compuesta de:

  • Los glóbulos rojos: Son los que transportan el oxígeno (actualmente llamado dioxÍgeno) hacia el resto de las células del cuerpo.
  • Los glóbulos blancos: Son los principales componentes de nuestro sistema inmunitario. Tienen la función de destruir las infecciones segregando anticuerpos para combatirlas.
  • Linfocitos: Su cantidad aumenta principalmente en infecciones virales, aunque también en enfermedades neoplásicas (cáncer) y pueden disminuir en inmunodeficiencias.
  • Plaquetas: Tienen la función de “tapar” las lesiones que puedan afectar a los vasos sanguíneos. Estas forman coágulos para cerrar las heridas, coagulando la sangre.  

La linfa: Es el líquido  que recorre los vasos linfáticos y carece de pigmentos.

Existen dos tipos de sistemas circulatorios:

  • Sistema circulatorio cerrado: En este tipo de sistema circulatorio la sangre viaja por el interior de una red de vasos sanguíneos, sin salir de ellos. Ej: vertebrados
  • Sistema circulatorio abierto: En este tipo de sistema circulatorio la sangre no está siempre contenida en una red de vasos sanguíneos. Ej: artrópodos

Circulación sanguínea: Esta describe el recorrido que hace la sangre desde que sale hasta que vuelve al corazón. La circulación puede ser simple o doble.
El recorrido de la sangre es:

  • Ventrículo izquierdo del corazón
  • Arteria aorta
  • Arterias secundarias
  • Sistema capilar
  • Vena cava
  • Aurícula derecha.
  • Ventrículo derecho del corazón
  • Arteria pulmonar
  • Pulmones
  • Alveolares pulmonares (hematosis)
  • Venas pulmonares
  • Aurícula izquierda del corazón.
     

Vídeo Educativo para Niños

Autor