Inicio

La fusión en frío

El anuncio en 1989 sobre el logro del proceso de fusión en frío, esta considerado como uno de los mayores fraudes de la ciencia. En la actualidad se siguen desarrollando investigaciones con el objetivo de buscar reacciones nucleares del estilo de la fusión fría, e incluso algunos científicos dicen haber tenido éxito en sus experimentos, aunque con los antecedentes sobre el tema, vemos estos anuncios con escepticismo.

La fusión fría es el nombre genérico dado a un proceso de reacción nuclear de fusión producida a temperaturas muy inferiores a las necesarias para la producción de reacciones termonucleares tradicionales. El término fue acuñado por el Dr. Paul Palmer, de la Universidad Brigham Young, en 1986.

Todo comenzó cuando los electroquimicos Stanley Pons y Martin Fleischmann, de la UU en Salt Lake City, anunciaron en marzo de 1989 que habían llegado a obtener el proceso de fusión fría  mediante el empleo de una batería conectada a electrodos de paladio sumergidos en un baño de agua, en donde el hidrógeno era reemplazado por su isótopo el deuterio (también conocida como agua pesada). Con este anuncio llegó la idea mundial de que la fusión fría podría producir energía barata, limpia e ilimitada.

Posteriormente científicos en diferentes lugares del mundo intentaron repetir los resultados de los experimentos. Por algunos meses se produjeron anuncios contradictorios y por esta razón el tema tuvo relativo interés por los medios de comunicación, pero lentamente el escepticismo fue aumentando ya que nadie pudo reproducir el experimento de Pons y Fleischmann.

Para finales de mayo, el Departamento de Energía de los Estados Unidos ante las presiones de la prensa mundial y local formó una comisión que tenia el fin de investigar la veracidad del experimento. Luego de cinco meses el grupo de trabajo afirmó que “no existía evidencia alguna de fusión fría", y recomendaba específicamente no financiar investigaciones costosas sobre este tema.

En la actualidad diferentes proyectos tienen como objetivo la búsqueda de reacciones nucleares del estilo de la fusión fría. Tal es el caso de los experimentos sobre la Sonoluminiscencia. un fenómeno físico caracterizado por la emisión de luz en líquidos sometidos a ultrasonidos. Según la teoría más aceptada el ultrasonido genera cavidades o burbujas que colapsan rápidamente. En el colapso se generan temperaturas muy elevadas que pueden alcanzar los 30.000 grados centígrados.

En el año 2002, el profesor Rusi P. Taleyarkhan junto a otros miembros del Oak Ridge National Laboratory publicaron en la revista Science un artículo llamado "Evidence for nuclear emissions during acoustic cavitation” afirmando que observan emisiones de neutrones de alta energía en este tipo de experimentos. Sin embargo, este artículo ha levantado las voces de numerosos escépticos que no reproducen sus resultados, recordándonos a los tristes acontecimientos de Pons y Fleischmann.

En mayo del 2008 se publicó un artículo en la revista italiana” Il sole 24 ore”, donde se afirma que el científico japonés Yoshiaki Arata, habia logrado la fusión fría utilizando presión para introducir gas deuterio en un pila que contenía paladio (Pd) y óxido de zirconio (ZrO2) provocando que los átomos de deuterio se fusionaran en átomos de Helio, produciendo en el proceso una cantidad considerable de calor. (ver experimento de Yoshiaki Arata

Para que la fusión en frió deje su categoría de “timo/fraude”  será necesario validar el experimento de Arata y otros experimentos similares, para comprobar que efectivamente se han producido reacciones de fusión; si se confirma, vendrá el paso mas difícil: Convertir el dispositivo de laboratorio para generar fusión en frío en un reactor viable comercialmente.

Claudio Papandreo para LaReserva.com

Fuentes  1 2

Fotografía

Trackback URL:

http://www.lareserva.com/home/trackback/880

sobre la fusion en frio

adanhdz_v@hotmail.com

Ahora, quiero dejar de lado todo esto por el momento y llevarlos a un lugar que no esperan. Lo hago para mostrarles algo importante sobre la presunción. Quiero que vayan al pasado conmigo... a un laboratorio en Utah. Hace algunos años, dos investigadores científicos –buenos- físicos y químicos- se juntaron en un sótano. Estaban entusiasmados, estaban muy, pero muy entusiasmados. Sus apellidos eran Ponds y Fleischman.
¿Lo ven? ¡Están observando la fusión en frío, justo frente a ellos! Están viendo la química que tiene un remanente que sobró de una reacción... algo que se muestra para indicar que la fusión en frío está presente. Así es como cualquier puede saber si está ocurriendo una verdadera fusión en frío y realmente está ocurriendo, y ellos la están viendo y están entusiasmados. Lo mantuvieron en silencio. No involucraron a sus equipos de investigación porque se ven a sí mismos como los nuevos Watson y Crick del Siglo Veintiuno. Serán los que traigan la fusión en frío a la Tierra y realmente la están viendo y están entusiasmados.
¡Y aquí lo único desafortunado de esta historia es que ellos son los únicos que lo vieron alguna vez! En su entusiasmo, lo anunciaron, y quizá no fueron muy científicos, porque no hicieron el experimento varias veces para darle validez. Lo vieron con tanta claridad, que indicaron que cualquiera podía hacer ese experimento y obtener el mismo resultado. ¡El problema fue que nadie obtuvo los mismos resultados! Y así, estos dos científicos fueron ridiculizados y perdieron sus puestos y sus reputaciones. Los científicos pensaron que era un engaño.

Sigue en la siguiente hoja.
abajo
Hoy en día ni siquiera se sabe adónde están, ¿no es cierto? Y aquí hay algo de información que les quiero traer. Esos dos científicos calificados vieron la fusión en frío porque estaba sucediendo de verdad. Lo que no comprendieron es que en el cuarto en el que estaban se habían colocado en una caja de pensamiento de conciencia científica. Pensaron que sabían cómo funcionaba, lo aplicaron y luego vieron que funcionaba como esperaban. Por lo tanto, sintieron que estaban en lo correcto respecto a su montaje y sus postulados de cómo crearlo. Parecía totalmente comprensible. Pero lo que no sabían era que faltaba un elemento... pero uno que estaban recibiendo “accidentalmente”. Sin él, nunca hubiesen visto la fusión en frío.
Estabanen el sótano, y en ese sótano pasaban otras cosas sin que ellos lo supieran. Ahora les voy a decir algo que pronto verán en el noticiero. En este momento, los potenciales son que lo verán en un lapso de dos años... quizá aún antes. Estaban pasando dos cosas en la habitación. Una era un tenue campo magnético creado por un transformador del otro lado de la pared que ahora fue retirado. Pero la otra cosa, la más profunda, fue que había una cantidad de oscilaciones en la frecuencia de los megahertz creada por una pieza de equipo que no tenía nada que ver con su experimento en el sótano. Llámenlo oscilación residual si quieren, pero estaba ahí, cantando una canción.
Queridos, ellos vieron la fusión en frío porque la fusión en frío requiere ultrasonido. Cuando ustedes agregan el ultrasonido a la química que esperan, observen qué sucede. Aquí hay una pista para los que tengan una mente científica: para que esto funcione deben tener dos generadores ultrasónicos. En ese sótano fue una anomalía tener esas frecuencias oscilatorias chocando entre sí casi al unísono, pero no totalmente, para dar remanentes de la anulación que se sumó a la química y le habló a la misma de un modo que creó los resultados de la fusión en frío. Algunos de ustedes sabrán ahora de qué estoy hablando, y otros lo sabrán luego cuando salga en sus noticieros. Estén atentos. Fusión en frío ultrasónica.

Quienes Somos - Contacto - Política de Privacidad © Todos los Derechos Reservados 2000-2013 - LaReserva.com