Quemando calorías, se encienden las luces


Una nueva generación de gimnasios “verdes” transforman el esfuerzo físico en electricidad. El uso de bicicletas y cintas de correr adaptadas para almacenar energía, mas la utilización de paneles solares, son un claro ejemplo que los “eco-gimnasios” pueden ayudar a conservar la salud del planeta y nuestra economía.

Este es el caso del The Green Microgym, de Portland, Oregon. Este gimnasio genera, gracias al esfuerzo de sus miembros, un altisimo porcentaje de la energía que necesita para su funcionamiento y que obviamente se ven reflejados.

Sumada a la energía producida por las bicicletas, se incorpora la utilización de paneles solares ubicados en la azotea. Esto paneles generan 3 kilowatts de electricidad, mientas que los ciclistas pueden recolectar hasta 600 watts por hora.

También el gimnasio patrocina eventos en conjunto con escuelas que deseen aplicar esta tecnología en sus instalaciones, tal como lo muestra el siguiente vídeo en donde se combina la lectura y la utilización de energías limpias.



El gimnasio también incorpora una utilización racional de luces LED, reutiliza el agua y usa televisores LED para disminuir el consumo, su pisos son de caucho reciclado y no utiliza papeles en ninguna actividad administrativa.

Este tipo de iniciativas, escalable a otros emprendimientos, es una clara muestra de que es posible utilizar energías alternativas para obtener beneficios económicos y proteger un poco a nuestro maltratado planeta.

Clara Bolonia para LaReserva.com

 

 

Autor