Julia "Butterfly" Hill, una mariposa en un árbol de secuoya


Muchos activistas se subieron a árboles como forma de protesta contra la desforestación, pero de todos ellos Julia Butterfly Hill fue la que alcanzo mas popularidad, gracias a su carisma, belleza y habilidad para la oratoria.


 

Julia tomo notoriedad en 1985 cuando comenzaron las protestas en contra de Pacific Lumber debido a sus reiterados intentos de arrasar con un bosque de 60 mil hectáreas de secuoyas milenarias en el norte de California, en el condado de Humboldt . Este ecosistema es tan primitivo y ecológicamente saludable que los animales y plantas que lo habitan no lo podrían hacer en otro lugar.

Para evitar la destrucción de ese bosque ancestral, con árboles de más de 100 metros de altura (y 2.000 años de antigüedad), Julia pasó cerca de dos años viviendo en un antiguo árbol de secuoya llamado “Luna”. Durante los 738 días que vivió en el árbol, se comunicaba con los medios y su equipo de apoyo a través de un teléfono móvil.

La vida en un árbol

Durante dos años, Julia Butterfly Hills tuvo que resistir a lluvias extremas, fuertes vientos, enfermedades, heridas e infecciones que atentaron con poner fin a su misión. Cierta noche, durante una “furiosa” tormenta, Julia estuvo a punto de caer del árbol donde vivia, al que llamaba “Luna”. Cuando estuvo próxima a rendirse y caer desde más de 100 metros de altura, ella "escucho" lo que posteriormente llamó “la voz de Luna”, diciéndole que “solo las ramas rígidas se rompen, las flexibles sobreviven”.

 


 

En completo abandono Julia dejo de luchar contra las fuerzas de la naturaleza, y siguiendo los consejos de Luna, se aproximó a ramas más jóvenes en donde permaneció hasta que finalizo la tormenta. Durante su estadía en Luna, también tuvo que afrontar varias enfermedades, incluyendo un virus que afecto sus riñones. Para todas sus afecciones utilizó medicinas naturales incluyendo algunas que provenían de plantas que se encontraban en las cercanías de Luna, que le eran proporcionadas por su equipo de apoyo.

Con respecto a su relación con los animales, ella nos cuenta que los insectos fueron sus mayores maestros. En los primeros meses sufrió picaduras de todo tipo de arañas, avispas, abejas y hormigas. Cierta vez, cuando una araña cayó sobre su cabeza Julia contó, “ese día me di cuenta que las arañas son  parte integral del bosque, y que tienen un propósito más importante que el mío para estar aquí. En ese momento dejaron de molestarme”.

Además de los peligros naturales, Julia tuvo que enfrentar a los generados por la compañía Pacific Lumber. Entre sus prácticas disuasivas se contaban los vuelos rasantes en helicóptero por la cima de Luna que en más de una oportunidad le podrían haber causado la muerte (como sucedió con David Chain que en 1998). Julia cuenta que las tácticas disuasivas utilizadas por Pacific Lumber tuvieron un efecto boomerang y en lugar de hacerla rendirse le dieron más fuerza y convencimiento de que debería seguir adelante con su tarea.

Finalmente tras 2 años de ardua lucha, Julia logro que se llegara a un acuerdo con Pacific Lumber que consiste en preservar a Luna y todos aquellos árboles que se encuentren en un radio de 100 metros a la redonda. Si consideramos que cada árbol está valuado en 50.000 dólares, salvar a todas las secuoyas del norte de California costaría miles de millones de dólares, no obstante al llegar a un acuerdo con Pacific Lumber se sentó un precedente que posteriormente se repitió con otros activistas.

En diciembre de 1999 Julia descendió de Luna en una gran ceremonia, y desde entonces ella dice que continúa con una dieta que está basada enteramente en alimentos crudos y sin cocinar. Además público un libro titulado “El legado de Luna: la historia de un árbol, una mujer y la lucha por salvar a las secuoyas” que fue impreso en papel reciclado (posee el SmartWoodCertified, lo cual significa que además de ser papel reciclado, no se ha destruido ninguna selva ni se ha dañado el medio ambiente para su confección).

Clara Bolonia para LaReserva.com

Blogs, foros y otros sitios que reproducen esta información: Gracias por citar la fuente original

Fotografía
Galería de Matt.Picio

Autor