Comer menos para vivir mas


En la actualidad la ciencia afirma que la comida no solo alimenta, sino que ademas al convertirse en energía, crea moléculas que atacan algunas células, envejeciéndolas  

“Cuando uno ve a las células a través del microscopio lucen algo raídas” comento Huber Warner, director de Biología del Envejecimiento en el Instituto Nacional de la Salud de Estados Unidos. “En cambio si ves las células jóvenes, tienen un aspecto liso y están muy bien agrupadas” comento.

Cuando las células dejan de dividirse, las células envejecen con rapidez. Una célula humana de la piel se divide cerca de 50 (quizás hasta 70) veces a lo largo de su vida, y este ciclo está regulado, en parte, por los telómeros: pequeñas secuencias de ADN situadas en los extremos de un cromosoma. Los telómeros se acortan con cada división celular, y cuando se vuelven demasiado cortos, cesa el proceso de división.

Los telómeros nos protegen del cáncer, ya que de dividirse incesantemente las células, se podrían formar tumores. Sin embargo, cuando se detiene la división celular, nuestros cuerpos se convierten en el hogar de millones de células decrépitas.

¿Porque las células viejas se deforman?

Por un lado, tenemos a los radicales libres, unas moléculas que penetran la membrana celular y dañan las proteínas y el ADN. Los radicales libres son un derivado natural del metabolismo, y nuestros cuerpos poseen defensas integradas contra ellos: por ejemplo, enzimas que los transforman en agua. Además, ciertas sustancias como las vitaminas E y C, selenio y beta caroteno ayudan al contraataque.

¿Es posible producir menos radicales libres?

Por supuesto. Sólo hay que disminuir la cantidad y aumentar la calidad. Mi abuelo siempre decía “somos lo que comemos” y cuanta razón tenía. Si no comemos adecuadamente padecemos problemas de nutrición, si comemos comida con mucha grasa, acumulamos adiposidad, si incorporamos frutas y hortalizas a nuestra dieta  mejoramos la capacidad para regular los niveles de azúcar en la sangre, y las células responden mejor ante cualquier ataque.

Más no siempre es mejor

Las cosas tomadas en exceso, incluso las que nos hacen bien (como las vitaminas C y E, y el selenio, un mineral antioxidante), pueden ocasionarnos daño. Más de dos mil miligramos de vitamina C pueden provocar diarrea; es probable que más de mil miligramos de vitamina E afecten la coagulación sanguínea, y que una dosis de selenio superior a 400 rnicrcgramos, ocasione caída del cabello y descamación de las uñas. Este es otro claro ejemplo de la frase: “Cuando menos es mas”.

Petu Alonso y Clara Bolonia para LaReserva.com

Fuentes
National Geographic Español, El punto flaco del envejecimiento
wikipedia

Fotografía
Galería de Savannah Grandfather


 

Autor