Partes del Sistema Respiratorio


El también llamado aparato respiratorio tiene la función de obtener el oxígeno del aire, introducirlo en la sangre y eliminar el dióxido de carbono. En la mayoría de los mamíferos está compuesto por: las vías respiratorias, los pulmones y los músculos respiratorios.

Las fosas nasales: Son las dos cavidades que se encuentran en el interior de la nariz, cuya función es permitir la entrada del aire, el cual se humedece, filtra y calienta a través de los llamados cornetes.
La faringe: es el conducto muscular que forma parte del aparato respiratorio y del aparato digestivo dado que conduce el aire hacia la laringe y el alimento hacia el esófago.
La laringe: Es la parte superior de la tráquea adaptada a las necesidades de la fonación o emisión de la voz. Contiene las cuerdas vocales. En los mamíferos, la posición de la laringe en el cuello ocupa una posición elevada, comunicándose casi directamente con la nariz. Esto permite a los mamíferos beber líquidos y respirar simultáneamente. Este atributo es esencial para la lactancia. Sin embargo en los humanos esta posición elevada de la laringe está modificada y ocupa una posición más bien baja, lo que permite generar sonidos.
La tráquea: Es un conducto formado por anillos cartilaginosos que conducen el aire desde la laringe hacia los bronquios.
Los bronquios: Son dos conductos en los que se ramifica la tráquea y se encargan de conducir el aire, desde la tráquea hacia los bronquiolos.
Los bronquiolos: Son pequeños tubos en los que se dividen los bronquios, y conducen el aire desde los bronquios hasta los alvéolos pulmonares. En nuestros pulmones tenemos alrededor de 750.000.000 bronquiolos.
Los alvéolos: Son pequeños sacos donde se produce el intercambio gaseoso. Aquí la sangre elimina el dióxido de carbono y obtiene el oxígeno. Cada pulmón adulto posee unos 300.000.000 de alvéolos.
Los pulmones: Son dos órganos cuya función es realizar el intercambio gaseoso con la sangre, a través de los alvéolos pulmonares.
Los músculos intercostales: Son tres músculos (intercostal externo, intercostal medio e intercostal interno) con una función primordial en el proceso fisiológico de la respiración. Estos músculos producen contracciones alternas y combinadas para aumentar o disminuir la apertura del espacio intercostal y, consecuentemente, el diámetro torácico.
El diafragma: Es el músculo que separa la cavidad torácica con la cavidad abdominal. Su función es descender la presión dentro de la cavidad torácica, aumentando el volumen durante la inhalación, y aumentando la presión y disminuyendo el volumen durante la exhalación.


 

 

Autor