Las aguas cristalinas de Silfra, un paraíso para buceadores


La fisura de Silfra, entre las placas tectónicas de Norteamérica y Eurasia, posee probablemente las aguas más prístinas del planeta. Es como un imán para buceadores dada su visibilidad que supera los 100 metros.  Existen tres sectores ideales para el buceo: la entrada de Silfra, la llamada “catedral” y la laguna. En su punto más profundo alcanza los 63 metros. Sin duda las vistas más atractivas se dan en la Catedral, tal como lo demuestra esta maravillosa fotografía. Está considerado uno de los mejores lugares del planeta para la práctica del buceo.

Autor