Tela de hidrogel, lo último en telas sustentables


Un equipo de arquitectos y químicos de la Universidad de Cambridge consiguieron imitar artificialmente la tela de araña con un éxito sorprendente. La misma está compuesta en un 98% por hidrogel y el 2% restante de celulosa y sílice (ambos materiales naturales).

La celulosa y sílice existente en el hidrogel permanece suspendida en el agua gracias a algunas moléculas que tienen forma de diminutas pulseras, llamadas Cucurbiturils. Estas sustancias químicas, descritas por el equipo de Cambridge como "esposas moleculares en forma de barril", mantienen la celulosa y la sílice juntas, permitiendo extraer fibras largas y extremadamente delgadas del gel.

El agua se evapora poco después de extraer las fibras del hidrogel, dejando detrás una hebra de seda que es más fuerte que la seda artificial e incluso algunas fibras naturales como el pelo de los animales. Las cuerdas también funcionan como cuerdas de bungee, en algunos casos teniendo una propiedad de absorción de energía llamada "capacidad de amortiguación" que excede las sedas naturales.

La fabricación de la mayoría de las fibras sintéticas requiere altos consumos de energía y utiliza disolventes dañinos para el medio ambiente. Otras fibras sintéticas plantean un creciente problema ecológico al contaminar los mares con microfibras. Otra ventaja es que esta nueva fibra se hace a temperatura ambiente, lo que significa poco consumo de energía y el hidrogel es sólo un baño acuoso, por lo que el proceso evita los solventes tóxicos.

Fotografía: Pixabay

Nelly Gonzalez Diceo para LaReserva.com