Inicio

Mexico prohíbe el maiz transgenico

A pesar de la fuerte presión ejercida  por la industria transgénica, el gobierno mexicano rechazo los pedidos para cultivar maíz genéticamente modificado.

La empresa Monsanto, junto con Pioneer y Dow Agrosciences, fueron las que solicitaron en reiteradas oportunidades permisos para sembrar  maíz genéticamente modificado, por suerte estos fueron denegados por las autoridades mexicanas.

Consultado sobre el tema, el coordinador de la campaña de Transgénicos y Agricultura Sustentable de GreenPeace, Gustavo Ampugnani, indico que “las siembras transgénicas detonarían un proceso de contaminación genética irreversible del cultivo que es la base de subsistencia de millones de familias campesinas e indígenas”.

En México, el maíz se cultiva cada año en cerca de ocho millones de
hectáreas, 60 por ciento de ellas de pequeños agricultores que lo siembran
para su consumo y el de sus familias.

Existen en la actualidad diversos tipos de maíz genéticamente modificados;  Estos podrían subdividirse en dos grupos, aquellos que soportan altas dosis de herbicidas, muy perjudiciales para el  suelo y los cauces de agua, y los que producen su “propio insecticida” (como el llamado Bt), ineficientes a corto plazo pues generan resistencia en los insectos que buscan combatir y afectan a otros insectos.

Los distintos tipos de maíz modificado tienen algo en común: nadie sabe a ciencia cierta qué sucederá a largo plazo con la salud de sus consumidores.

A pesar de la resolución tomada por la Secretaria Agricultura y de Medio Ambiente, las empresas vinculadas con este tipo de cultivo están dispuestas a impugnar el fallo. Para solucionar sus problemas, las multinacionales utilizan siempre el mismo recurso: mucho dinero, el cual utilizan para “convencer” a funcionarios públicos que privilegian sus intereses personales a los nacionales.

No obstante de estar prohibido, existen evidencias que el maíz transgénico ya llego al Distrito Federal.  Un estudio publicado por el científico mexicano Antonio Serratos en la revista especializada Frontiers of Ecology and the Environment (de la Sociedad Estadunidense de Ecología), demuestra la presencia de maíz transgénico en diversos sectores. El estudio incluyó un trabajo de campo realizado en el suelo de conservación en las delegaciones de Milpa Alta, Tlalpan, Tláhuac y Magdalena Contreras.

La técnica utilizada consistió esencialmente en pruebas de inmunoensayo sobre muestras de maíces que revelaron la presencia de dos proteínas transgénicas distintas: la proteína CP4 EPSPS (que produce tolerancia al herbicida Glifosato) y Cry1Ab/c (que confiere resistencia a insectos lepidópteros en maíz).

Investigaciones mexicanas indican que la contaminación del maíz nativo pudo deberse a polinización accidental, que quizás haya ocurrido también en otros países mesoamericanos.  El maíz es un cultivo de polinización abierta, y se sabe que el flujo genético ocurre con facilidad entre plantas de espacios cercanos. Durante  siglos, los campesinos han aprovechado eso para cruzar maíz cultivado con parientes silvestres o malezas.

Situación Mundial

La prohibición vigente en México, difiere notablemente de lo que ocurre en otros países americanos.

En Argentina la situación es completamente diferente. Sus habitantes están perdiendo el derecho a comer alimentos sanos y naturales. En el 2005 cultivo más de 17.000.000 de hectáreas con la variedad Bt que comercializa Montsanto.  Es en la actualidad es el segundo productor mundial de maíz transgénico (solo superado por Estados Unidos) . Recientemente se aprobó un nuevo cultivo transgénico, el GA21, un maíz resistente a herbicidas desarrollado por Syngenta. Con esta aprobación el país ya permite el uso de una decena de cultivos modificados.

En Mesoamérica, donde el maíz se originó hace unos nueve mil años, Honduras es el único país que permite la siembra comercial de variedades transgénicas de esa gramínea. Allí, fuentes oficiales opinan que quienes rechazan esos cultivos lo hacen por desinformación o por creer que se relacionan "con la brujería".

En Europa se está produciendo un cambio positivo en materia de transgénicos. Francia acaba de anunciar una moratoria indefinida sobre los cultivos transgénicos por los riesgos que implica su utilización y dio a conocer planes ambiciosos para promover la agricultura orgánica. Se une así a Alemania, Hungría, Polonia, Austria y Grecia, al reconocer la importancia de vincular la producción agroecológica con el rechazo a los transgénicos.

La contaminación genética en todo el planeta es una clara amenaza a la biodiversidad y la seguridad alimenticia.

Fotos de Yann Arthus Bertrand de una instalación de Greenpeace, en un campo de maíz transgénico, en protesta por la prohibición de indicar sobre su sitio Internet los emplazamientos de las explotaciones agrícolas que recurrían al OMG (organismo modificado genéticamente).

Trackback URL:

http://www.lareserva.com/home/trackback/219

Quienes Somos - Contacto - Política de Privacidad © Todos los Derechos Reservados 2000-2013 - LaReserva.com