El volcán Kilimanjaro, Tanzania


El Kilimanjaro es un volcán que se encuentra en el parque nacional homónimo en Tanzania. Tiene una altitud de 5.895 metros, lo que la convierte en la montaña más alta de África y uno de los volcanes más altos del mundo.

Es un estratovolcán formado por tres cráteres con nieves perpetuas, gracias al glaciar que existe en su cima. En los últimos años ha disminuido aceleradamente el grosor del hielo.

Es un volcán con mucha historia y rodeado de misticismos. Antes del siglo XIX, algunas relatos como el realizado por el geógrafo egipcio Ptolomeo mencionan la existencia de una “montaña blanca” al sur de África. En 1845, el geógrafo británico William Cooley, seguro de su existencia, asegura que la montaña más conocida de África del Este, llamada Kirimanjara, está cubierta de rocas rojas.

Posteriormente en mayo de 1848, un misionero alemán, Johannes Rebmann, exploró la región y al acercarse a la montaña relato: “Hacia las 10 horas, vi algo blanco en la cumbre de una alta montaña y creí que se trataba de nubes, pero mi guía me dice que era frío, entonces reconocí con satisfacción a esta vieja compañera de los europeos que llamamos nieve".

Hubo que esperar hasta 1861 para que una expedición, dirigida por el barón alemán Klaus von der Decken y el botánico inglés Richard Thornton, permita comprobar que se trata en efecto de una cima nevada. Su cima fue alcanzada por primera vez, luego de varios fracasos, por  Hans Meyer  el 6 de octubre de 1889.

En la actualidad el Kilimanjaro se encuentra protegido por un parque nacional, el cual fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1987.
 

El deshielo de los glaciares de la cumbre del Kilimanjaro es una realidad. Estimados en 12 km² hacia 1900, no cubren hoy más que 2 km² y a este ritmo habrán desaparecido hacia 2020. El calentamiento global de la Tierra no basta para explicar este fenómeno. Puede provenir también de una lenta reactivación de la actividad volcánica, que se manifiesta por algunas fumarolas.

La ascensión es técnicamente fácil, pero larga y penosa por el frío y la altitud. La ruta más frecuentada es la ruta Marangu. Las otras vías practicadas son las vías Machame, Mweka, y Shira. Aproximadamente 20 000 excursionistas intentan todos los años alcanzar la cumbre.

Autor