El volcán Teide, España


Se encuentra en la isla de Tenerife (Islas Canarias, España). Posee una altura de 3.718 metros sobre el nivel del mar y más de 7.000 metros sobre el lecho oceánico. Es el pico más alto de España y el tercer mayor volcán de La Tierra desde su base.

El volcán se encuentra en un espacio natural protegido en la categoría de Monumento Natural que encierra el complejo volcánico Teide-Pico Viejo, un gran estratovolcán de tipo vesubiano que aún se mantiene activo a tenor de las erupciones históricas ocurridas no hace demasiado tiempo (la última, la de Narices del Teide, en 1798) y las fumarolas que emite regularmente desde su cráter.

E Parque Nacional del Teide es el parque nacional más visitado de Europa con una concurrencia anual de cuatro millones de turistas.

El Teide era un volcán considerado sagrado desde la antigüedad con reminiscencias mitológicas, como el Monte Olimpo en Grecia. Para los aborígenes guanches era considerado sagrado y recibía el nombre de Echeyde (que después de una castellanización, derivó en el nombre actual) que significaba infierno.

Erupciones que se produjeron hace 150.000 años dieron origen al relieve actual de toda la isla. Por entonces se alzaba un volcán todavía mayor que el Teide. Se manejan dos hipótesis para la desaparición de este pico. La primera, que este pico se fraccionó y se deslizó hasta el mar por el norte de Tenerife. La otra hipótesis se explica mediante un colapso gravitatorio de todo el edificio vulcanológico que provocó su hundimiento. En ambos casos, se formaron las llamadas Cañadas del Teide. Gracias a nuevas erupciones se elevó el volcán que vemos en la actualidad.

El volcán esta compuesto por materiales de tipo basálticos, pero en superficie, predominan los sálicos más evolucionados como traquitas y fonolitas. Entre abril y mayo de 2004 se produjeron unos 200 pequeños seísmos en la isla y  provocaron gran interés de geólogos y vulcanólogos. Todos los seísmos detectados fueron de baja intensidad en la zona de Teide-Pico Viejo aparentemente producidos por movimiento de magma. Durante este intervalo, se produjo un incremento anómalo del nivel de gases volcánicos. Finalmente, la crisis vulcanosísmica cesó seis meses más tarde sin producirse erupción volcánica alguna.

Un reciente estudio, realizado por la Universidad de Granada, prevé que en un futuro el Teide podría tener erupciones violentas, dado que su estructura está muy consolidada. Dicho estudio reveló que el Teide tiene una estructura prácticamente idéntica al Vesubio y al Etna.

El primer asenso al Teide se produjo en 1646 y fue realizado por los británicos Philips Ward, John Webber, John Cowling, Thomas Bridges, George Cove y Clappham.

 

Autor