La Ballena Jorobada 

La ballena jorobada, también conocida como megáptero dada la gran envergadura de sus aletas que son  muy aplanadas y especialmente desarrolladas. Este cetáceo esta perfectamente adaptado al medio marino y sus migraciones a través de los océanos las llevan de un extremo al otro del orbe.

Dado su gran peso, equivalente a ocho elefantes, y el enorme potencial de aprovechamiento de su carne y aceite han hecho, desde el siglo X, que la ballena jorobada sea cazada intensivamente. 


Al rededor del año mil de nuestra era el hombre desarrollo los primeros elementos de caza que hacían posible la captura y faena de estos enormes cetáceos, que por otra parte, padecían de una muy mala reputación, principalmente a debida a los mitos de la antigüedad, que poblaban los mares de monstruos asesinos.

De los 2 millones de ejemplares que había en el SXVIII, el numero de ballenas jorobadas en los distintos mares del mundo ha quedado reducido a 20.000.

Afortunadamente, a partir de 1982 se prohibió taxativamente la caza de la ballena, medida que se ha prolongado hasta la fecha. Esto ha permitido que la población de estos cetáceos aumentara ligeramente.

No obstante, algunos países como Japón hacen caso omiso de las legislaciones internacionales y continúan con la caza de estos mamíferos aludiendo ahora que estas prácticas son realizadas con fines científicos. Este irrisorio argumento es un insulto a la inteligencia de la comunidad internacional, así como la indiferencia y la falta de sanciones por parte de las altas esferas del poder mundial.

Abril 2001