7 razones para dejar de beber café



¿Usted puede imaginar la vida sin café? ¿Se puede prescindir de él en la mañana? Todos sabemos acerca de las propiedades vigorizantes de esta bebida, pero ¿sabía usted que el café puede tener un impacto negativo en su salud? A continuación revisamos 7 razones para dejar de beber café tan pronto como sea posible.

1) Problemas de fertilidad

Si usted quiere tener hijos, es mejor eliminar la cafeína de su dieta. El consumo de café provoca un aumento en la producción de cortisol y afecta a las glándulas suprarrenales. El aumento del nivel de cortisol puede causar desequilibrio hormonal, lo que resulta en una falta de progesterona.

La progesterona es una de las hormonas sexuales que se desarrollan en la pubertad y en la adolescencia en el sexo femenino, actúa principalmente durante la segunda parte del ciclo menstrual, parando los cambios endometriales que inducen los estrógenos y estimulando los cambios madurativos, preparando así al endometrio para la implantación del embrión. Estos efectos también ocurren en las mamas. La progesterona también se encarga de engrosar y mantener sujeto al endometrio en el útero: al bajar sus niveles, el endometrio se cae, produciendo la menstruación. Es la hormona responsable del desarrollo de caracteres sexuales secundarios en una mujer, y sirve para mantener el embarazo.

2) La mala absorción de vitaminas y minerales

La cafeína (más de tres tazas de café al día o administración crónica de tabletas de cafeína) "mata" las vitaminas B, reduce el contenido de hierro, potasio, zinc y calcio en el cuerpo. Una taza de 150 ml de café inhibe la absorción de calcio por tres horas.

La cafeína del café también incrementa la pérdida de calcio por la orina por su efecto sobre el riñón. Su efecto parece más perjudicial en la mujer mayor (Modern Nutrition, Diet Therapy).

Muchas investigaciones han relacionado la osteoporosis, no con dietas pobres en calcio, sino con dietas ricas en proteínas, sal, azúcar refinado, cafeína y fósforo contenidos en los refrescos.

3) Obesidad

Ya hemos mencionado que la cafeína aumenta la producción de cortisol y afecta a las glándulas suprarrenales. Pero tal vez usted no sabía que las glándulas adrenales trabajan en conjunto con la glándula tiroides, que se encargan de nuestro metabolismo. Por tal motivo el mal funcionamiento de la glándula tiroides puede ralentizar el metabolismo, teniendo como consecuencia un posible sobrepeso.

Con la cafeína se puede perder peso porque se quema el azúcar por el aumento de la insulina, esta es la hormona generada por el páncreas y encargada de trasportar la glucosa de las células de nuestro cuerpo para ser utilizada como energía. La grasa no se quema y cuando bajan los niveles se produce el agotamiento, la falta de azúcar y las ganas de suplirlo comiendo dulces, chocolates o bollos. El consumo en exceso nos puede hacer más golosos y esto es lo que realmente engorda.

Nota: existen estudios que aseguran todo lo contrario, dado que el café es una de las fuentes alimenticias que más ácido clorogénico aporta a la dieta y este compuesto inhibe el crecimiento de los preadipositos (células que almacenan grasa) lo que podría ser un mecanismo para reducir la obesidad.

4) Insomnio

Mucha gente utiliza la cafeína para mantenerse despierto en la noche, pero si tienes  dificultad para conciliar el sueño, hay que evitar beber café. También existen estudios que alertan sobre la influencia de la cafeína en la calidad del sueño.

Si estás pasando por una época que duermes mal, que no descansas por la noche o que te cuesta conciliar el sueño, incluso aunque no se trate un problema de insomnio crónico, la primera recomendación es reducir el consumo de café. O más bien, reducir la ingesta de cafeína.

5) Problemas con el sistema inmunológico

La cafeína, no es el mejor amigo de nuestro sistema inmunológico. El mal funcionamiento de la glándula tiroides conduce a un debilitamiento del sistema inmune que causan las enfermedades.

El café, al igual que el alcohol, reduce la cantidad de glóbulos blancos en el torrente sanguíneo. Esto debilita las defensas del cuerpo y lo hace susceptible a las enfermedades.

6) Problemas con neurotransmisores

Algo tan común e inofensivo, como tomar café puede causar un daño irreparable a nuestro sistema nervioso, por tanto afectando a nuestro cuerpo.

Quizás puedas notar una mejora en tu estado de ánimo después del café de la mañana, pero la utilización de cafeína en dosis mayores puede inducir a cuadros de ansiedad aguda e irritabilidad. De acuerdo con "Pharmacological Reviews" (Reseñas farmacológicas), la cafeína puede efectos de alteración sobre el estado de ánimo, ya que afecta de forma indirecta los receptores GABA , receptores químicos en el cerebro que se unen con otros neurotransmisores relacionados con las emociones y pensamientos.

La cafeína que bloquea los receptores de adenosina produce otro efecto dominó, evitando que los GABA mantengan un aviso estable al cerebro para el mantenimiento de un determinado estado de ánimo, lo que resulta en fluctuaciones constantes. Mientras la cafeína hace sus rondas en tu cerebro, impide la secreción de hormonas que regulan el nivel de energía y motivación por parte de la glándula pituitaria. Si bien sí consigues esa explosión inmediata de energía, con el tiempo el cuerpo se cansa y necesita más cafeína, o incluso deja de ser capaz de mantener el ritmo con los cambios provocados por el exceso de cafeína.

7)    El café posee pesticidas

Si bien existe el café orgánico, informes de la FDA indican que los principales países exportadores de café del mundo aplican pesticidas altamente tóxicos en los cafetales. DDT, Aldrín y Deildrín se encuentran a menudo en los granos de café verde  importados de estos países. Muchos de estos peligrosos pesticidas fueron prohibidos en los Estados Unidos por ser cancerígenos o debido a su larga persistencia en el medio ambiente.

Clara Bolonia para LaReserva.com

Autor