La singular roca de Kjeragbolten, en Noruega



Este bloque de piedra tiene una particularidad: está suspendido a 241 metros de altura, encajado entre dos paredes de roca en el fiordo noruego de Lysefjord. Los turistas más audaces desafían al peligro posando sobre esta formación conocida popularmente como el “Perno de Kjerag”.

La gran roca (de unos 15 metros cúbicos) esta incrustada  entre las dos paredes sin ningún material que la fije, sin lugar a dudas posar sobre ella para obtener una fotografía es una hazaña muy peligrosa ya que una ráfaga fuerte de viento podría hacer perder el equilibro a quien esté posando para la fotografía. Evidentemente también existe el peligro de que la roca zafe de su posición y se deslice sobre el precipicio.

 

 

Autor