“Angelo” recuperándose de las heridas que recibió de agricultores locales


Personal veterinario del Programa de Conservación del Orangután de Sumatra (SOCP, por sus siglas en inglés) realiza controles médicos a un gran orangután macho, llamado Angelo, de alrededor de 14 años, que fue evacuado de un aislado bosque de la región de Batang Saranganen Sumatra del Norte.

Si no lo hubieran rescatado, no habría sobrevivido en una zona tan aislada del bosque, porque al parecer su conflicto con agricultores locales no es nuevo. De hecho, en las radiografías que le hicieron, el equipo veterinario encontró varias balas de rifle de aire comprimido en su cuerpo, mostrando claramente que los aldeanos ya habían estado disparándole desde hace un tiempo, suponemos para ahuyentarlo de la zona (la zona en donde nació y vivió 14 años).

El SOCP tiene dentro de sus objetivos confiscar orangutanes que fueron adquiridos ilegalmente como mascotas y reubicar a los orangutanes salvajes atrapados en bosques aislados. Hasta la fecha, el centro ha atendido a más de 280 orangutanes, más de 200 de los cuales ya han sido devueltos a la naturaleza en dos centros especializados de reintroducción de orangutanes. En la actualidad, hay cerca de 50 orangutanes en el centro que están siendo preparados para ser liberados y 4 serán transferidos en breve a Jambi para su reintroducción en la naturaleza.

Angelo, uno de los últimos orangutanes de Indonesia, también será liberado una vez que haya pasado un período de cuarentena obligatorio de 30 días y demuestre que está recuperado.

Autor