La increíble historia de las cigüeñas llamadas Klepetan y Malena



Una cigüeña herida que no puede volar, otra cigüeña que recorre cada año 14000 Km para encontrarse con su pareja y un granjero que adopto a una cigüeña. La combinación perfecta de una historia peculiar.

Las cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) son aves monógamas por tal motivo no es extraño que un macho y una hembra de esta especie mantengan su relación durante varias décadas. Pero la historia entre Malena y Klepetan es tan particular que se han convertido en una de las parejas más famosas de Croacia.

Todo comenzó a principios de los noventa cuando Stjepan Vokic encontró a una cigüeña herida por un disparo a orillas de un lago. “Si la hubiera dejado ahí, los zorros se la habrían comido. Pero cambié su destino, así que ahora soy responsable de su vida“, comentó el granjero croata quien llamó a la cigüeña “Malena”. Malena no pudo volar más luego de recuperarse de su herida en el ala.

Stjepan cuida de Malena durante el invierno mientras Klepetan (la pareja de Malena) hace su migración anual a Sudáfrica. Cada año el granjero construye en primavera un nido en su tejado que la pareja se re-encuentre, e incluso realizo una ingeniosa emplanada para que Malena pueda acceder al tejado sin necesidad de volar.

Este ritual se produce hace 16 años y con el avance de la tecnología, cada año muchos croatas esperan ansiosamente que Klepetan se reúna con Malena para procrear (ya han criado a más de un centenar de polluelos).

La pareja se mantiene fiel a lo largo de los años y aunque Malena no puede volar, Klepetan  recorre cada invierno más de 14000 Km para encontrarse con su compañera.

Es muy bonito ver el reencuentro de estas aves cada año y existen muchas filmaciones en Youtube del acontecimiento. A continuación les mostramos algunas:
 


Autor