Un tiburón blanco cazando en las profundidades



Una cámara puesta en la aleta un tiburón blanco grabó las primeras imágenes de caza en las profundidades del rey de los mares.

“Es la primera vez que se puede observar a un tiburón blanco cazando entre las algas”, explicado el investigador Oliver Jewell, de la Universidad de Murdoch.

En la actualidad sabemos muy poco del Carcharadon Carchareas y estas investigaciones tienen como objetivo observar su comportamiento para responder algunas de las preguntas que siguen siendo una incógnita. La investigación se llevó a cabo en las costas sudafricanas.

Esta zona del planeta es particularmente famosa porque es uno de los mejores lugares en el mundo para observar tiburones blancos., quienes cazan focas aplicando un comportamiento que rara vez se ve en ningún otro lugar.

Estos grandes escualos vuelan por el aire para atrapar a sus presas por lo general en el crepúsculo del día. Sin embargo, en la Reserva Marina de la Isla Dyer, en el extremo sur del Cabo, los tiburones están cerca de las colonias de focas durante todo el día, no solo en el crepúsculo.

Aquí las focas exhiben niveles más bajos de cortisol (hormonas del estrés). Jewell y su grupo de investigación lograron adicionar a las aletas dorsales de ocho tiburones cámaras diseñadas para desprenderse solas y flotar a la superficie después de unas horas, y de esta forma recopilaron los datos. El resultado de este experimento dejó 28 horas de imágenes increíbles que revelaron nuevos comportamientos del gran depredador de los océanos los cuales fueron publicados en Biology Letters.

“Las imágenes muestran a los tiburones nadando entre las algas características de la costa sudafricana, y por momentos atravesando por momentos “fantasmagóricos” canales con poca visibilidad. Las focas, por su parte, mostraban técnicas de evasión, como soplar burbujas frente a los tiburones” explicó Jewell. “Las filmaciones que obtuvimos nos dan una nueva perspectiva sobre este fascinante escualo.

Podemos ver cómo interactúan con su entorno como nunca lo habíamos visto. Poder ver lo que hacen estos peces en este hábitat ayuda a traer otra capa de compresión al comportamiento de estos gigantes del océano” concluyó. Ninguna de las imágenes capturadas mostraba a los tiburones cazando focas, lo que según los investigadores apoyaría la teoría de que las algas marinas trabajan a favor de estas criaturas.

 

Autor