Poezenboot: un refugio flotante para gatos



Si bien los gatos no son mayoritariamente fanáticos del agua, los felinos de Poezenboot parecen estar perfectamente contentos con su casa flotante.

De Poezenboot (en holandés: El barco de gatos) es el único refugio para animales flotante del mundo. Fué fundado en 1968 por Henriette Van Weelde y alberga aproximadamente a 50 gatos, de los cuales 14 son residentes permanentes.

“La mayoría de los gatos odian el agua, pero los nuestros han aprendido a vivir en ella. Después de todo, les hemos mantenido sus pies secos desde 1968 ”, dice el sitio web oficial de De Poezenboot.

Por la crisis del coronavirus no está abierto al público, pero aquellos que buscan adoptar un gato pueden llamar al santuario y concertar una reunión.

En 1966, la amante de los animales Henriette Van Weelde encontró una familia de gatos abandonados refugiándose bajo un árbol de su casa. Sin dudarlo decidió adoptarlos y luego comenzó a sumar más gatos abandonados de las calles de Amsterdam.

Poco a poco la gente comenzó a llevarle mascotas que ya no podían cuidar y como consecuencia el espacio de su casa se hizo demasiado pequeño para todos los felinos.

Como su casa daba a un canal, compró una barcaza en 1968 y adaptó su interior para acoger a los felinos y ahí nació De Poezenboot.

Después de tres años, la barcaza se había quedado chica acto por el cual Henriette decidió comprar una segunda embarcación. Para esas fechas (1971) la gente no solo traía gatos, sino que también visitaba el barco en busca de mascotas para llevarse a su hogar.

El 3 de junio de 1987, el refugio gatuno flotante se registró como una organización benéfica oficial y se estableció un “Stichting de Poezenboot”. Lamentablemente, en 2006, uno de los botes tuvo que ser remolcado después de que las autoridades de la ciudad lo clausuraron.

Normalmente, el refugio está abierto a los visitantes unas pocas horas cada día. El objetivo principal del refugio sigue siendo el mismo que hace décadas: cuidar a los gatos y ayudarles a encontrarles un hogar.

Vale la pena mencionar que el proceso de adopción es muy riguroso, pero se hace para garantizar que los felinos sean atendidos y cuidados adecuadamente.

Debido al brote de coronavirus, la residencia está cerrada a los visitantes al menos hasta el 1 de junio.

Autor