El Ártico cada vez menos frío

El cambio climático hace que el Ártico este cada vez más calido, ya son 16 años seguidos en donde sigue fundiéndose aceleradamente, el mar se vuelve más ácido y absorbe más gases invernadero.

El hielo que cubre el Ártico en 2022 empató con otros dos años en la décima peor posición. Estuvo en 4,87 millones de km2. 1,54 millones por debajo de la media 1979-2010. Un 22% más pequeño, según las observaciones de la NASA. La cuestión es que desde 2007 los 16 mínimos más bajos en la extensión de esa capa helada corresponden a los últimos 16 años.

“Se trata de una continuación en la muy reducida extensión ártica helada desde 1980”, comentó Walt Meirer, investigador del Centro de nieve y hielo de EEUU (NSDIC). “No son variaciones aleatorias o casualidad sino un cambio fundamental en la cobertura helada como respuesta al incremento de las temperaturas”.

Recientemente investigadores del Instituto Meteorológico de Finlandia corroboraron que el Ártico se calienta cuatro veces más rápido que el resto de la Tierra.

“Una zona amplia del Ártico se ha calentado a un ritmo superior a 0,75ºC por década”, concluyeron los autores de la investigación publicada en la revista Science. En el área entre Svalbard (Noruega) y Novaya (Rusia), el incremento fue de 1,25 ºC por década. Entre 1979 y 2021, el Ártico, de media, se ha re-calentado el cuádruple que el promedio del planeta.

“Durante los últimos 40 años se han visto dos cosas: de año a año hay variaciones en la extensión de hielo, pero, definitivamente, la tendencia es decreciente”, informó el matemático Harry Stern. Stern analiza los datos de satélite para estudiar el hielo del Ártico y el clima de la Universidad de Washington (UW) y recuerda que, con la situación actual, “los modelos predicen que este hielo de septiembre habrá desaparecido en la segunda mitad del siglo”.

La tendencia indica que, al inicio de la década de 1980, el espesor medio anual superaba los 25.000 km3. Ahora se mueve en torno a 14.000 km3 de hielo, según los datos del Sistema de modelización Pan-Ártico (PIOMAS). En los últimos diez años han desaparecido casi por completo las capas de hielo que tenían más de cuatro años, es decir, el hielo es nuevo. Del que se forma más recientemente. Más del 60% del volumen de hielo se perdió en solo 30 años, según las mediciones por satélite.

Autor