Estados Unidos con una nueva preocupación: Los procesadores RISC-V

En el complejo escenario de la tecnología global, un nombre ha estado generando creciente preocupación en los círculos estratégicos de Estados Unidos: los procesadores que impulsan los chinos RISC-V. Estos chips, basados en la arquitectura abierta representan una ruptura significativa en el dominio tradicional de las empresas estadounidenses en el mercado de procesadores.

La preocupación principal de los Estados Unidos radica en la dependencia tecnológica con China y la llamada “seguridad nacional”. Con la expansión de los procesadores RISC-V en diversos dispositivos electrónicos, desde teléfonos inteligentes hasta servidores de datos, existe el singular temor de que China pueda aprovechar esta tecnología para acceder a información sensible o incluso para desarrollar capacidades de ciberataque avanzadas.

Sin embargo, las implicancias reales de los procesadores RISC-V van más allá de la seguridad nacional de los norteamericanos. Estos chips están democratizando el acceso a la innovación tecnológica al ofrecer una arquitectura abierta que permite a empresas y desarrolladores de todo el mundo crear productos personalizados y optimizados para sus necesidades específicas.

En nuestra vida cotidiana, esto podría traducirse en dispositivos más eficientes, mayor diversidad de productos tecnológicos y una competencia más robusta en el mercado. Las empresas estadounidenses se enfrentan a la presión de mantenerse a la vanguardia en un entorno cada vez más globalizado y competitivo y estos nuevos procesadores no serían tan compatibles con su siempre presente afán de poder y dominio mundial.

Técnicamente hablando se los podría resumir de la siguiente forma: La arquitectura RISC-V es una nueva alternativa de hardware libre que viene a competir con los diseños x86-64 de Intel y AMD ( estas utilizan una arquitectura ARM). A diferencia de los producidos por Intel y AMD, el de RISC-V es libre y abierto y se puede usar sin regalías para cualquier propósito, lo que permite que cualquiera diseñe, fabrique y venda chips y software de RISC-V. Si bien no es la primera ISA de arquitectura abierta, es significativa porque está diseñada para ser útil en una amplia gama de dispositivos

"RISC-V está aquí. Y va a quedarse. Su adopción y su influencia globales como el estándar abierto para computación ha crecido muchísimo. Además, se ha beneficiado de contribuciones significativas que proceden de todas partes del planeta, y su naturaleza de estándar global impide que pueda ser controlado por un país o una única compañía", comentó Calista Redmond, directora general de RISK-V.

El proyecto comenzó en 2010 en la Universidad de California en Berkeley, pero muchos colaboradores son voluntarios y trabajadores de la industria fuera de la universidad. En los últimos años China ha promovido su uso, creando un consorcio de empresas e institutos de investigación que persigue desarrollar chips con esta arquitectura y hoy claramente está a la vanguardia de la tecnología.

Autor