Plogging: hacer ejercicio mientras limpiamos la calle

La actividad fue creada en Suecia durante el 2016 por Erik Ahlström, un deportista profesional que al salir a entrenar a las calles de su ciudad se percató de las grandes cantidades de basura que existen en las calles y parques públicos. Y pensó que era buena idea correr, trotar o caminar e ir recogiendo basura, lo que implicaría mayor esfuerzo y un acto de solidaridad con el ambiente.

El nombre de este nuevo deporte deriva de una combinación de las palabras suecas “plogga” que significa correr y jogging que en inglés es correr.

México fue uno de los primeros países americanos que impulsó esta actividad. Este deporte llegó a la Ciudad de México y otras partes del país en 2018 a través de grupos como el llamado “Plogging México”, debido a la necesidad de una mejorar del medio ambiente, desde el retiro de basura de calles y parques, su separación y reciclaje, así como hacer ejercicio y llevar una mejor alimentación para evitar el sedentarismo o enfermedades cardiovasculares.

Casi al mismo tiempo, en agosto de 2018, Lisianne Meira Maia Gama, una abogada brasileña, fundó Plogging Porto Seguro de Brasil. La iniciativa nació como respuesta al exceso de plástico en las playas (al menos el 85% del total de la basura marina).

Qué hace falta para practicar plogging:

Se necesita un buen calzado para practicar el deporte, unos guantes de tela o goma y una bolsa o costal de tela que se pueda reutilizar.

Una vez recolectados los desechos, se enseña a los voluntarios a separar la basura en 17 categorías, algunas de estas segmentaciones son: colillas de cigarros, cartón, envolturas metalizadas como de papas o galletas, pet, tapitas o taparroscas, aluminio, plástico y unicel. Cada una de estas categorías posteriormente se llevan a un centro de acopio y reciclaje.

Autor