La Base Lunar Europea



La Agencia Espacial Europea (ESA) comunicó su objetivo de establecer una base habitable y permanente en la Luna para el año 2030. Las primeras misiones darán comienzo en el 2020 y no serán tripuladas y prepararán el camino a una futura colonización

El primer lanzamiento, previsto para el 2020, servirá para implementar un nuevo sistema de aterrizaje seguro llamado PILOT. Posteriormente la sonda rusa “Luna 27” posará sobre la superficie del satélite terrestre. El alunizaje tendrá lugar en el polo sur, un área muy poco explorada de la Luna.

El motivo de investigar el polo sur del satélite se debe a que en sus colinas hay un suministro constante de luz solar y está alejado de las interferencias de radio que llegan desde la Tierra. Esto lo convierte en el lugar ideal para construir una base lunar.

Las primeras investigaciones sugieren que existe una cantidad suficiente de moléculas de agua como para separar las moléculas de agua en hidrógeno y oxígeno y producir combustible.

Una base lunar nos proporcionará un lugar ideal para explorar el universo y preparar la exploración de otros planetas, comenzando por Marte, señaló la ESA.