Caballos Falabella: la asombrosa historia de la raza más exótica del mundo

Los caballos Falabella a menudo se confunden con los ponis, pero es una especie de caballo completamente diferente. Estos mini-equinos son bastante exoticos y es casi imposible verlos fuera de Argentina donde se encuentra su mayor población. 

El caballo Falabella es una raza de caballo miniatura originaria de Argentina. Su historia se remonta al siglo XIX cuando Patrick Newell, un granjero irlandés establecido en Argentina, que comenzó a cruzar pequeños caballos criollos con razas de poni, buscando crear una raza de caballos más pequeña. Más tarde, su yerno, Juan Falabella, continuó con la cría selectiva, logrando estabilizar las características de estos diminutos caballos.

Los caballos Falabella son conocidos por su diminuto tamaño, que rara vez supera los 85 cm de altura a la cruz. A pesar de su pequeño tamaño, conservan todas las características físicas y anatómicas de los caballos de tamaño normal. Tienen cuerpos bien proporcionados, con patas delgadas y fuertes, una cabeza pequeña y elegante, y una melena y cola espesas.

Estos caballos son conocidos por su naturaleza amable y dócil. Son animales inteligentes y sociables, lo que los hace excelentes compañeros tanto para niños como para adultos. Su pequeño tamaño y comportamiento tranquilo los hacen ideales para terapias asistidas con animales y como mascotas.

A pesar de su tamaño, los caballos Falabella requieren cuidados similares a los de cualquier otro caballo. Necesitan una dieta equilibrada, acceso a agua limpia, y cuidados veterinarios regulares. Además, su pequeño tamaño los hace más susceptibles a ciertos problemas de salud, como la obesidad y problemas dentales, por lo que es esencial un seguimiento cuidadoso de su salud y nutrición.

Si pones un pony y una Falabella uno al lado del otro, las diferencias entre las razas serán obvias y notables. Los ponis escoceses son robustos, de patas cortas y crecen hasta 116 cm a la cruz. Se trata de una raza fuerte, cuyos representantes, con un peso propio de unos 200 kg, son capaces de transportar 300 kg o incluso más en la espalda. Parecen caballos de tiro en miniatura y fueron criados para trabajar. En cambio los Falabella a pesar de sus pequeñas dimensiones, están construidos proporcionalmente. Son similares a los animales comunes de su especie, sólo que reducidos varias veces. Las piernas de estos bebés son delgadas y sus pezuñas en miniatura. Una falabella correctamente doblada parece un caballo árabe en miniatura.

La conservación de la raza Falabella es vital para mantener su linaje y características únicas. Los criadores dedicados en todo el mundo trabajan para preservar la pureza de la raza, asegurando que estos pequeños caballos continúen siendo una parte especial del mundo equino.

Autor