El sorprendente cangrejo de los cocoteros (Birgus latro)



Esta singular especie de crustáceo es el artrópodo terrestre más pesado del planeta. La potencia de sus pinzas es asombrosa, y las utiliza para abrir cocos, su principal alimento. Son también conocidos por su habilidad para obtener objetos brillantes, como envases metálicos, de hecho su nombre binomial refleja esa conducta (ladro que en latín significa ladrón). Fascinante.

Habita en áreas a lo largo del océano Índico y el Pacífico occidental. La mayor población de la especie se encuentra en la Isla de Navidad (Océano Índico).
El cangrejo de los cocoteros cava sus propias madrigueras en la arena o suelo blando. Durante el día permanece oculto para protegerse de los predadores, por la noche se alimenta.

Su peso ronda los 4 kg y la longitud de su cuerpo los 40 cm. Poseen 10 patas y viven entre 30 y 60 años. Su primer par de patas posee grandes pinzas que las utiliza para romper y transportar su alimento.

La dieta de este cangrejo ermitaño está constituida principalmente por frutos, en especial cocos e higos. Se alimenta además de cualquier materia orgánica, incluyendo hojas, frutas, huevos de tortuga, pequeños animales como otros cangrejos. También son capaces de comer animales que sean lentos para huir, como tortugas marinas jóvenes.

El Birgus latro ha desarrollado una técnica especial para abrir cocos: si el coco tiene todavía su cobertura externa, usará sus pinzas para sacarla en tiras, comenzando por el punto de germinación (un grupo de tres pequeños círculos en el lugar donde el coco se fija a la palmera). Una vez que estos puntos están visibles, el cangrejo golpea uno de ellos con sus pinzas hasta que lo perfora. Luego utiliza sus pinzas pequeñas para extraer la pulpa del coco.

El hombre lo consume como alimento, considerándoselo una delicadeza gastronómica con supuestos “efectos afrodisíacos” y con un sabor similar a la langosta.

De acuerdo con el criterio de la IUCN, no existen datos suficientes para determinar si Birgus latro es una especie en peligro de extinción, sin embargo los ejemplares juveniles son vulnerables a las especies carnívoras, como ratas, cerdos u hormigas como la zancona. Los ejemplares adultos no tienen predadores naturales, a excepción del ser humano. En algunas regiones se la considera como una especie protegida, con regulaciones que prohíben su caza por debajo de determinados tamaños.

Mas info http://web.archive.org/web/20071108010047/http://crabstreetjournal.com/p...

 

Autor