Choque entre satélites: desechos espaciales podrían colisionar con otros satélites



Los dos satélites espaciales que chocaron el martes, causaron un accidente sin precedentes en en el espacio. Todavía se están evaluando las consecuencias, pero las primeras mediciones de radar han detectado cientos de escombros que podrían suponer un riesgo para otras naves espaciales.

El accidente, entre un satélite Cosmos ruso  y un satélite de comunicaciones de la empresa Iridium, de Estados Unidos, se produjo el martes en el norte de Siberia, a una altura de 790 kilómetros de la superficie.

"Esta es la primera vez que dos naves espaciales que se encuentran en buenas condiciones, colisionan entre si en forma accidental “, dice Nicholas Johnson, director científico de la NASA.

La oficina de la NASA, que puede detectar desechos que miden menos de 10 centímetros de ancho, acaba de iniciar su evaluación de los daños, Johnson le dijo a New Scientist.

Ya se han detectado más de 500  desechos de la colisión. Anteriormente la destrucción del satélite meteorológico Fengyun chino-1C en 2007 generó más de 2000 piezas de desechos orbitales. Hasta ahora, los fragmentos de ese satélite representan más del 25% de todos los desechos catalogados como de órbita baja terrestre.

La probabilidad de la colisión de los desechos con otras naves espaciales todavía no está claro. “La Estación Espacial Internacional, que orbita a una altura de unos 350 kilómetros, no parece estar en peligro inminente de colisión con los escombros”, dijo  Johnson

Pero los escombros espaciales podrían colisionar con un gran numero de satélites tanto de comunicaciones como de observación. Si eso sucediera, se produciría un efecto de cascada.

Se espera que la mayoría de los escombros permanezca en órbita durante años."La mayoría de los escombros están a 790 kilómetros, y tardaran mucho tiempo en volver a la Tierra. La mayoría llevará décadas por lo menos", dijo Johnson.

Fuente
Newscientist

Imagen
Nasa.gov

Autor