El cráneo 14



Se trata de “Benjamina” el cráneo número 14 encontrado en Atapuerca, la sima de los huesos. Este cráneo perteneciente a un niño de entre 5 y 12 años tenía una particularidad: padeció una malformación congénita denominada craniosinostosis. Teniendo en cuenta la relación que tenían nuestros antepasados hace 500 millones años, con los discapacitados ¿Cómo logró ese niño sobrevivir tanto tiempo?

 

La craniosinostosis es una patología, que en la actualidad afecta a 6 de cada 200.000 niños. Esta enfermedad hace que los huesos del cerebro se fusionan prematuramente, e impide que el cerebro crezca normalmente, provocando un retraso psicomotor en el desarrollo del ser humano y como consecuencia necesita, en mayor o menor medida, asistencia de sus pares para sobrevivir.

En la actualidad, la mayoría de los bebes que nacen con esta patología, son operados al poco tiempo de nacer, pero hace 500.000 años las cosas eran muy distintas.

El niño debió recibir cuidados especiales y el cariño de sus semejantes para sobrevivir, y esto es lo que llama la atención, ya que la humanidad en relación a sus enfermos, mostrada por este grupo de seres humanos prehistóricos es mayor a la  mostrada por otros homínidos de períodos mas recientes.

Aunque el cuidado a personas enfermas o con deficiencias ha sido documentado a lo largo de la historia, la validez y el debate sobre este tema continúan. Este hallazgo suma evidencias que comprueban la solidaridad con los débiles en estas sociedades, a las que durante mucho tiempo se las catalogo como inhumanas ya que este tipo de comportamiento, ausente en otras especies de primates como el orangután y el gorila, es exclusiva del ser humano.

 

Video de Atapuerca

Autor