Un estudio revela el verdadero tamaño del Megalodon



Hasta la fecha solo se había estimado la longitud del legendario tiburón gigante Megalodón (Carcharocles megalodon). Un nuevo estudio dirigido por la Universidad de Bristol y la Universidad de Swansea ha revelado el tamaño del resto de su cuerpo, incluidas las aletas dorsales que tienen el largo de un humano adulto.

Existe una gran fascinación por determinar el tamaño de los tiburones más grandes que han habitado el planeta, dado que los dientes son a menudo todo lo que queda de esas fascinantes criaturas.

Hoy en día, el tiburón vivo más temible y de mayor tamaño es el Gran Tiburón Blanco (Carcharodon carcharias, y los ejemplares adultos pueden alcanzar los 6 metros con una potencia de 2 toneladas en la mordida (son muy pocos los ejemplares adultos que alcanzan ese tamaño y en la actualidad es una especie en peligro de extinción). Un ejemplar conocido que cumple con tales condiciones es una hembra llamada Deep Blue la cual aparece periódicamente en las costas de Hawai.

Su pariente cercano el Megalodon, últimamente convertido en estrella de películas de clase B, vivió desde hace 23 hasta alrededor de tres millones de años, medía más del doble de largo que un Gran Tiburón Blanco y tenía una fuerza de mordida de más de diez toneladas.

Los fósiles del Megalodón son en su mayoría enormes dientes de corte triangulares más grandes que una mano humana.

Jack Cooper, que acaba de completar la Maestría en Paleobiología en la Facultad de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Bristol, y sus colegas de Bristol y Swansea utilizaron una serie de métodos matemáticos para precisar el tamaño y las proporciones del conocido como el rey de los mares, haciendo comparaciones y proyecciones con sus parientes vivos.

El proyecto fue supervisado por la experta en tiburones, la Dra. Pimiento, de la Universidad de Swansea, y el profesor Mike Benton, paleontólogo de Bristol. También colaboró ​​el Dr. Humberto Ferrón de Bristol.

Sus hallazgos se publican recientemente en la revista Scientific Reports .

Jack Cooper dijo: "Siempre me han fascinado los tiburones. Como estudiante, he trabajado y buceado con grandes blancos en Sudáfrica, protegido por una jaula de acero, por supuesto. Es esa sensación de peligro, pero también que los tiburones son tan animales hermosos y bien adaptados, que los hace tan atractivos para estudiar.

"El Megalodon fue en realidad el mismo animal que me inspiró a dedicarme a la paleontología en primer lugar con solo seis años, así que estaba en la luna para tener la oportunidad de estudiarlo. Este era el proyecto de mis sueños. Pero estudiar el animal completo es difícil considerando que todo lo que realmente tenemos son muchos dientes aislados".

La Dra. Pimiento dijo: "Si bien el Megalodon no es un antepasado directo del Gran Blanco, está íntimamente relacionado no solo con los Tiburones Blancos sino con otros tiburones como el Mako, el tiburón salmón y el tiburón marrajo sardinero. Estas descendencias fueron claves para la estimación de medidas.

El profesor Benton agregó: "Antes de que pudiéramos hacer algo, tuvimos que probar si estos cinco tiburones modernos cambiaban de proporciones a medida que crecían. Si, por ejemplo, hubieran sido como humanos, donde los bebés tienen cabezas grandes y piernas cortas, hubiésemos tenido algunas dificultades para proyectar las proporciones adultas de un tiburón extinto tan grande.

"Pero nos sorprendió y nos alivió descubrir que, de hecho, las crías de todos estos tiburones depredadores modernos comienzan siendo pequeños adultos y no cambian en proporción a medida que crecen".

Jack Cooper dijo: "Esto significa que simplemente podríamos tomar las curvas de crecimiento de las cinco formas modernas y proyectar la forma general a medida que se hacen cada vez más grandes, hasta una longitud corporal de 16 metros".

Los resultados sugieren que un Megalodon de 16 metros de largo probablemente tenía una cabeza redonda de 4,65 metros de largo, una aleta dorsal de aproximadamente 1,62 metros de alto y una cola de alrededor de 3,85 metros de alto.

Esto significa que un ser humano adulto podría pararse sobre la espalda de este tiburón y tendría aproximadamente la misma altura que la aleta dorsal.

La reconstrucción del tamaño de las partes del cuerpo de Megalodon representa un paso fundamental hacia una mejor comprensión de la fisiología de este gigante y los factores intrínsecos que pueden haberlo hecho propenso a la extinción.

Fuente: University of Bristol

Autor