El Dragón de Komodo



Es el lagarto mas grande del planeta, pudiendo alcanzar una longitud de tres metros y pesar hasta 150 kilogramos. Aunque son extremadamente lentos pueden capturar mamíferos de gran tamaño y velocidad. ¿Como? Gracias al veneno que se aloja en su dentadura, la cual parece un híbrido entre Tiranosauro Rex y tiburón blanco. Se encuentra en peligro de extinción.


 

Los Dragones de Komodo (Varanus komodoensis), originarios de Indonesia, son los dueños de las islas. Especialmente durante la época de apareamiento, en la cual los dragones machos harán todo lo tienen a su alcance para defender su territorio. Aunque las peleas entre machos pueden ser muy violentas, dada su resistente piel, en raras ocasiones pueden propinarse heridas grabes.

Para alimentarse, los dragones de comodo, acechan a sus presas y aunque son extremadamente lentos, cuando la tienen a su alcance se apañan para propinar un mordisco, que aunque sea pequeño es suficiente para matar a su presa. Pueden capturar a grandes mamíferos como por ejemplo búfalos.

Solo necesita que sus dientes, entren en contacto con su presa. Los poderosos microbios y enzimas anticoagulantes que se alojan en su dentadura harán el trabajo (82 diferentes tipos de bacterias). 

Aunque su victima siempre lo supera en velocidad, el dragón de comodo, dotado de un poderoso olfato, la seguirá durante días, hasta que esta se muera. Pueden oler a sus presas por mas de 5 kilómetros de distancia.

Generalmente se movilizan en grupos de 2 a 10 dragones. Este varano es el mayor superpredador de su hábitat, razón por lo cual, excepto el humano, su mayor rival sería otro dragón de Komodo.

 

 


Los dragones de Komodo maduran sexualmente entre los 5 y 7 años. La hembra pone entre 15 y 35 huevos, cuyo período de incubación varía de 8 a 8,5 meses. Cada huevo pesa en promedio 250 gramos.

En diciembre de 2006, unos científicos británicos descubrieron que las hembras de este saurio, son capaces de reproducirse sin ser fecundadas por un macho, por partenogénesis y hasta ahora los ejemplares así nacidos que han sido observados, son machos.





Los expertos, que relatan su investigación en la revista científica británica Nature, han detectado ese proceso de reproducción asexual, conocido como partenogénesis, en dos hembras de esa especie en peligro de extinción que vivían en cautividad en dos zoos británicos aisladas de los machos.

Una de las hembras 'Sungai', que vivía en el zoológico de Londres, puso huevos dos años y medio después de su último contacto con un macho y sus crías, que nacieron siete meses y medio después, se encuentran sanas.

Alberto Fabre para LaReserva.com

Fuentes
"Komodo Dragon"
guardian.co.uk
ElPais

Fotografías
Pixabay.com

 

Autor