Encuentran un inmensa reserva de agua dulce bajo el océano Atlántico



Un grupo de investigadores de la Universidad de Columbia, en Nueva York, afirma que en la costa noreste de Estados Unidos encontraron 3.000 kilómetros cúbicos de agua dulce atrapada en sedimentos porosos bajo el mar.

Si bien científicos de todo el mundo creen que este tipo de depósitos se encuentran bajo todos los océanos del planeta, hasta ahora no se habían podido determinar con exactitud.

No hay dudas que el fondo oceánico esconde muchos misterios que recién empezamos a conocer. Ahora buscamos un tesoro que no proviene de un barco hundido, el tesoro que buscamos se llama agua, y podría resolver el problema de su falta en gran parte del planeta.

Los científicos creen que este acuífero es el más grande que se ha encontrado hasta el momento y lo calificaron como "gigante".

Según los cálculos que realizaron, la reserva submarina de agua dulce se ubica en la costa del estado de Massachusetts hasta Nueva Jersey y abarca unos 350 km de la costa del Atlántico.

Para detectar la reserva de agua, los investigadores utilizaron ondas electromagnéticas.

Como antecedente cabe destacar que en los años 70 algunas empresas petroleras perforaron la costa en busca de petróleo pero solo hallaron agua dulce, pero en ese momento no se pudo determinar si estos eran depósitos aislados o estaban interconectados.

Los nuevos estudios de la área se realizaron a través de un barco que envió sondas al lecho marino para medir el campo electromagnético de las profundidades.

Dado que el agua salada es una mejor conductora de ondas electromagnéticas que el agua dulce, utilizaron estas señales de baja conductancia que recibieron pudieron concluir que ahí abajo había agua dulce.

Por otra parte también midieron estos depósitos desde la línea costera hasta 130 Km mar adentro. En su mayoría los depósitos están entre los 180 metros y los 360 metros bajo el fondo del océano.

Existen dos teorías de cómo los geólogos creen que el agua dulce pudo almacenarse ahí. Una parte, se cree que se “llenó” durante el fin de la Era de Hielo, en donde grandes cantidades de agua dulce quedaron atrapadas en sedimentos rocosos (Agua fósil).

Pero las nuevas investigaciones muestran que los depósitos probablemente también se alimentan de la lluvia y de cuerpos de agua que se filtra a través de los sedimentos en la tierra y llegan hasta el mar.

Pero la pregunta es:¿esta agua se puede beber? Bueno los investigadores descubrieron que el agua que está cerca de costa es bebible y que la que se adentra en el mar, a medida que más se aleja de la costa, el agua dulce se mezcla con la salada, no siendo potable.

El agua dulce terrestre contiene pequeñas cantidades de sal (menos de una parte por mil). Esta es la misma cifra que hallaron en la reserva acuática cerca de la costa.

En sus límites externos, el acuífero alcanza las 15 partes por mil. En comparación, el agua de mar normalmente tiene 35 partes por mil.

Según explicó Kerry Key, geofísico coautor del estudio, “si se quisiera utilizar el agua de las partes más lejanas del acuífero, tendría que ser desalinizada para la mayoría de sus usos, pero, en todo caso, el costo sería menor que procesar agua de mar”

El estudio de Key proyecta diferentes áreas a la encontrada en las costas de Norteamérica en otros lugares del planeta y podrían abastecer de agua dulce a lugares áridos principalmente en África y Asia que es donde más la necesitan.

"Probablemente no tengamos que utilizar el agua en esta región porque no la necesite. Pero si podemos demostrar que hay grandes acuíferos en otras regiones, eso podría representar un recurso para obtener agua potable en lugares como el sur de California, el sur de España, Australia, partes de Asia y África" ", dijo Key en un comunicado.

Autor