El singular comportamiento del engullidor negro



 

Este pez de aguas profundas engulle a sus presas empujándolas hasta su estomago, el cual se dilata en función del tamaño de la captura. Muchos ejemplares de esta especie mueren por ingerir presas demasiado grandes que rompen las paredes de su estomago. El engullidor da su vida por un buen banquete.

El engullidor negro (Chiasmodon niger) es un pez de la familia Chiasmodontidae. Habita en aguas tropicales de los océanos Pacífico, Atlántico e Índico. Es de color negro y mide hasta 25 cm. Su cuerpo, alargado, carece de escamas. Su boca, de gran tamaño, contiene varios dientes, de los cuales los anteriores son caninos. Las aletas pectorales son largas, y presenta 2 aletas dorsales, la segunda mayor que la primera.

Posee una cola ahorquillada. La característica más notable de este pez es su particular estómago, el cual se puede dilatar para contener animales mayores que él. El engullidor negro habita en las zonas mesopelágica y batial, entre los 700 y los 2750 metros  de profundidad.
 

 

Se alimenta de peces, algunos mayores que él. Engulle a sus presas extendiendo su boca y empujándolas hasta el estómago, el cual puede dilatarse en función del tamaño de la presa. Tras la digestión el estómago vuelve a su tamaño natural. La mayoría de ejemplares de esta especie capturados han muerto por ingerir presas demasiado grandes, lo que ha podido romper las paredes del estómago o generar gases que hayan impulsado al animal hacia la superficie. El engullidor negro se reproduce de forma ovípara. Los huevos son movidos por las corrientes marinas en mar abierto. Las larvas adquieren el característico color negro a medida que crecen.

Paco Casal para LaReserva.com

Blogs, foros y otros sitios que reproducen esta información: Gracias por citar la fuente original.

 

Autor