La evolución, aquí y ahora



Biólogos de Texas, en los Estados Unidos, han registrado la vertiginosa evolución de una especie local de lagarto (en apenas 15 años) como resultado de la presión de otra  especie invasora de lagarto procedente de Cuba.

Después de su interacción con la especie invasiva, los lagartos locales empezaron a ubicarse en las copas de los árboles y, generación tras generación, sus patas sufrieron modificaciones para ser eficientes a la hora de trepar por las ramas más delgadas y lisas que se encuentran en esa altura.

El cambio aconteció a una velocidad extraordinaria: en unos pocos meses, los lagartos locales habían cambiado su ubicación a lugares más elevados, y en el transcurso de 15 años, las almohadillas de los dedos se volvieron más grandes, con más escamas que le sirven para adherirse mejor en esas superficies elevadas.

Los lagartos locales en cuestión se caracterizan por su color verde, mientras que los procedentes de Cuba, que tienen un color marrón. Se cree que esta última especie se “infiltro” por vez primera en el sur de Florida en los años 50. Desde entonces, se ha expandido a otras partes de Estados Unidos e incluso se ha reportado ejemplares de la especie en las islas hawaianas.

Si bien los investigadores sospechaban de la existencia de un cambio, nunca imaginaron rapidez bajo los que estos animales han evolucionado. La evolución de las especies, aquí y ahora, en tiempo real. Darwin estaría muy contento con este descubrimiento.

Paco Casal para LaReserva.com

Fotografías: Todd Campbell y Adam Algar

Fuente: http://www.utexas.edu/news/2014/10/23/anole-lizards-evolution-florida/