El gato de Borneo (Catopuma badia) en peligro de extinción



El también conocido como gato de la bahía o gato rojo de Borneo, es un felino endémico de la isla de Borneo y se encuentra en peligro de extinción desde el 2002. Se estima que quedan menos de 2500 ejemplares adultos en estado salvaje.

Felis badia fue el nombre científico propuesto por John Edward Gray en 1874, quien describió por primera vez una piel y un cráneo de gato recolectados por Alfred Russel Wallace en 1856 en Sarawak.

Primero se pensó que era un gato dorado asiático. En 1932, Reginald Innes Pocock colocó a la especie en el género monotípico Badiofelis y en 1978, se lo colocó en el género Catopuma .

El gato de Borneo es mucho más pequeño que el gato dorado asiático. Su pelaje es de un color castaño brillante, más pálido debajo, las extremidades y la cola son de color rojizo.

Tiene una cola es alargada que se afina en el extremo, con una raya central blanca que ocupa la mitad posterior del lado inferior, y se ensancha gradualmente de un blanco más puro hacia la punta, que tiene una pequeña mancha negra en su extremo superior.

Sus orejas son redondeadas, cubiertas con un pelaje corto de color marrón negruzco en el lado externo, marrón pálido en el interior.

Mide unos 60 cm, más una cola de 40 cm, y su peso varía entre 2 y 3 kg. El gato de Borneo es un animal nocturno que se alimenta de pequeños mamíferos y aves. Sólo se han visto 7 ejemplares, por lo que no se ha podido estudiar su comportamiento social ni reproducción.
 

En 1992 un individuo vivo fue capturado en la frontera de Sarawak - Indonesia y llevado al Museo de Sarawak al borde de la muerte.

A mediados de la década de 1990, se han reportado avistamientos en el Parque Nacional Gunung Palung y el río Kapuas en Kalimantan Occidental . Se informaron dos concentraciones en el interior de la isla en ese momento, en hábitats que varían desde los bosques pantanosos hasta bosques de colinas de al menos 500 metros.

De 2003 a 2005, se registraron 15 gatos de Borneo en Kalimantan, Sabah y Sarawak, pero ninguno en Brunei. Estos registros consisten en observaciones oportunistas individuales. Casi todos los registros históricos y recientes son en lugares pantanosos, ríos y manglares , lo que sugiere que el gato de Borneo está estrechamente asociado con tales hábitats.

Amenazas

El gato de Borneo está cada vez más amenazado por la destrucción del hábitat luego de la deforestación en Borneo. La pérdida de hábitat debido a la tala comercial y la conversión a plantaciones de palma aceitera representan la mayor amenaza para el gato de la bahía.

Es probable que las plantaciones de palma aceitera se expandan en el futuro como resultado del impulso de los biocombustibles. Borneo tiene una de las tasas de deforestación más altas del mundo. Mientras que a mediados de la década de 1980, los bosques todavía cubrían casi las tres cuartas partes de la isla, en 2005 sólo el 52% de Borneo todavía estaba cubierta de bosques. Tanto los bosques como la tierra dan paso a los asentamientos humanos.

El comercio ilegal de vida silvestre también representa una amenaza significativa para la especie. Los comerciantes de vida silvestre conocen la rareza de la especie, y los gatos de Borneo han sido capturados ilegalmente de la naturaleza para los mercados de piel, mascotas y zoológicos.

Aunque Borneo posee supuestamente 25 reservas de vida silvestre, solo existen tres en realidad, y las otras solo se proponen. Todas estas reservas han sido invadidas por asentamientos humanos.

El Catopuma badia figura en el Apéndice II de la CITES. Está totalmente protegido por la legislación nacional en la mayor parte de su rango. La caza y el comercio están prohibidos en Kalimantan, Sabah y Sarawak. La especie sigue siendo uno de los gatos salvajes menos estudiados del mundo, lo que dificulta el desarrollo de acciones de conservación

Autor