Los magníficos Guerreros de terracota de Xian



El Mausoleo de Qin Shi Huang,es un gigantesco recinto funerario que alberga la tumba del primer emperador de la China unificada perteneciente a la dinastía Qin. Tambien contiene a los magníficos Guerreros de terracota de Xian, que él mismo mandó construir durante su mandato. Este ejercito esta compuesto por un conjunto de más de 7000 figuras de guerreros y caballos de terracota a tamaño real.

Enterrando estas estatuas se creía que el Emperador seguiría teniendo tropas bajo su mando. El ejército de terracota fue enterrado en formación de batalla en tres fosos a un kilómetro y medio al este de la tumba del Emperador.  Los tres fosos tienen entre 4 y 8 metros de profundidad y en la actualidad componen un museo llamado Museo del Ejército de Terracota.
 

Cada uno de los guerreros tienen rasgos y características diferentes: bigotes, peinados, jóvenes, viejos y  rasgos de etnias diferentes. Cada soldado llevaba un arma: arcos, lanzas, espadas, etc. Tras la caída de la dinastía Qin, los campesinos saquearon la tumba y robaron estas armas.
 

El primer foso fue descubierto en 1974 de forma casual. El foso tiene una superficie de 200 metros por 60 y contiene más de 6.000 guerreros, algunos de ellos aún por desenterrar. Las figuras son a tamaño natural: miden 1,80 m. de altura. La fosa se abrió al público en 1979.
 

La segunda fosa abierta al público contiene 69 figuras y es conocida como "la fosa de los generales". Se cree que representa al estado mayor del ejército. También son visibles las figuras de cuatro caballos. La última fosa contiene unos 1.000 guerreros, muchos de ellos sin restaurar.
 

En 1980 se descubrieron dos carros de bronce pintados. Cada uno de estos carros está formado por más de 3.000 piezas. Los cuatro caballos de cada carro están guiados por un conductor imperial. Según algunos estudios, el primero de estos carros serviría para allanar el camino del séquito del emperador mientras que el segundo sería el carro en el que el monarca dormiría. Los carros, a la mitad aproximada del tamaño real, tenían incrustaciones de plata y oro. En 2010 sus descubridores y excavadores oficiales, la arqueóloga Xu Weihong y su equipo,  recibieron el premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales.

Clara Bolonia para LaReserva.com

 

Autor