La inteligencia humana se desarrolló gracias a cambios en nuestros ancestros femeninos



Diversos estudios coinciden que el Homo Erectus, un primitivo pariente de los seres humanos, tenía caderas más amplias de lo que se creía. Como consecuencia, las mujeres pudieron dar a luz bebés con cerebros más grandes y de esta forma iniciar la evolución de la inteligencia humana.

El Homo Erectus sabía cómo utilizar  herramientas, podía controlar el fuego, y probablemente fue la primera especie humana que salió de África.

Investigaciones previas sobre la base del esqueleto de un joven varón, llamado Chico de Turkana, habían llevado a los expertos a creer que el Homo Erectus tenía un aspecto delgado y estilizado, para adaptarse a un clima caliente y a tener una gran resistencia en marcha.

Por esta razón y teniendo en cuenta el tamaño de la pelvis de esta especie, se pensaba que los recién nacidos tenían cerebros relativamente pequeños. Sin embargo esta perspectiva cambio a partir un estudio que reconstruyo un fósil de pelvis, de aproximadamente 1,2 millones de años, que encontraron en Gona, Etiopía.  Este fósil sugirió que el cerebro de un Homo Erectus es un 30 % más grande de lo que se pensaba anteriormente.

La velocidad a la que creció el cerebro de un Homo Erectus antes del nacimiento habría sido similar a la de los humanos actuales. Sin embargo, después de su nacimiento, su tasa de crecimiento se encuentra en algún lugar entre los seres humanos y los chimpancés.

El Homo Erectus  vivió entre 1,8 millones de años y 300.000 años antes del presente (Pleistoceno inferior y medio). Emigró desde África y habitó en Europa, China y alcanzó Indonesia.

El descubrimiento de herramientas fosilizadas y esqueletos de grandes mamíferos cerca de los fósiles de Homo Erectus sugiere que estos ancestros humanos llevaron una existencia más compleja que las especies anteriores.

A pesar de que su estructura anatómica se parece a la de los seres humanos actuales, los antropólogos han encontrado que el cerebro humano sufrió muchos cambios durante la evolución de una especie a otra.

Carla Mariota para LaReserva.com