Las islas energéticas, energía renovable para el futuro



El océano reúne abundante energía en forma de viento, olas y rayos solares. Toda esta energía  podría integrarse en  el concepto “isla energética”: una plataforma flotante que genera energía renovable en lugar de petróleo.

La idea pertenece al inventor Dominic Michaelis. Este, insatisfecho por el lento progreso del  “Ocean Thermal Energy Conversion (OTEC)” (1), decidió incorporar nuevas tecnologías para generar energía a partir del océano dando lugar a lo que llama “Isla Energética”.

Esta plataforma flotante que el y su hijo diseñaron, estará compuesta por una planta OTEC, aerogeneradores para capturar la energía del viento y colectores solares. En forma adicional, puede utilizar turbinas y de esta forma capturar la energía que genera el  agua que rodea la estructura.

“Cada una de estas islas de forma hexagonal, puede generar 250 MegaWatts es decir la suficiente energía para abastecer a una pequeña cuidad” dijo Michaelis. “Generar mas energía es posible si se juntan varias islas, formando un pequeño archipiélago artificial, el cual podría incluir invernaderos, un pequeño puerto y un hotel para turistas. Con el objetivo de obtener inversores para el proyecto, el mismo sera presentado esta semana en Shangai en el GreenTech.

La tecnología OTEC

La razón principal de crear una isla energética es la obtención de energía OTEC. ”La principal ventaja de esta nueva tecnología es que no se detiene, es constante durante las 24 hs del día y durante todo el año” comento Michaelis a la revista LiveScience.
Esto es posible gracias a la diferencia de temperatura que existe entre el agua de la superficie (mas cálida) y el agua fría de las profundidades marinas. Las mayores diferencias de temperaturas pueden encontrarse en los mares tropicales, en donde el agua de la superficie alcanza la temperatura de 25 grados.

Este agua caliente superficial que se encuentra alrededor de la isla energética, se utiliza para evaporar un líquido, que puede ser agua de mar o amoniaco. El vapor resultante impulsa una turbina que produce electricidad. Para condensar el vapor y convertirlo de nuevo en líquido, se utiliza agua fría (5 grados ), que se bombea desde 800 metros por debajo de la superficie.

La condensación resultante provoca una caída en la presión que ayuda a bombear mas vapor a las turbinas a través de sus aspas. El mismo proceso se produce en una mina carbón o planta de energía nuclear, pero la diferencia de temperatura entre el agua de las calderas y las torres de enfriamiento es mucho mayor que en un sistema de OTEC.

La primer planta OTEC fue construida en Cuba en 1930  y genero 22 kilovatios de potencia. Hasta la fecha, solo se han construido muy pocas instalaciones de este tipo; En la actualidad ninguna de ellas se encuentra operativa. El principal inconveniente de esta tecnología ha sido la ineficiencia en la conversión de energía, dada la escasa diferencia de temperatura de las capas de agua. De hecho, algunos de los primeros diseños OTEC utilizaban más energía de lo que eran capaces de producir. Ya que una planta de OTEC requiere una gran cantidad de energía para su funcionamiento, Michaelis incorporo otras tecnologías para obtener energía del mar.

Beneficios

La energía limpia generada por una isla energética podría ser transmitida a tierra por cables submarinos, o podría ser utilizada para obtener hidrógeno del agua. Un beneficio adicional es la conversión de agua marina en agua dulce. Por cada megavatio de electricidad producida, una planta OTEC puede suministrar 1.135.500 litros de agua dulce por día, dijo Michaelis. Además, el agua fría que se obtiene desde las profundidades del océano contiene muchos nutrientes que podría utilizarse en piscifactorías o alguna otra forma de la acuicultura.

Ver video de "Islas Energéticas"

(1) Proceso en el que el agua fría, se bombea desde el fondo del océano, para generar electricidad.

Fuente
LiveScience (Inglés)

Fotografía
Energy Island

Autor