Prisión para animales



Los zoológicos son prisiones para animales. Los hábitats artificiales de animales en cautividad generan: automutilación, desórdenes alimentarios y reproductivos, conducta anormal y problemas fisiológicos. Secuestrar a un animal que vive en su hábitat natural es un acto aberrante y debería estar prohibido. Cuando concurrimos a un zoo estimulamos la propagación de cárceles para animales y el mercado negro de especies en peligro de extinción. Si estas en contra del maltrato animal, no concurras a un zoológico.

Autor