Descubren una nueva especie humana en Siberia



De acuerdo a lo publicado por la revista Nature, restos de una nueva clase de hominido desconocido hasta el momento, fue descubierto en la cueva siberiana de Denisova. Se trata de una especie contemporánea a la nuestra que vivió hace 40.000 años y que pone en duda la teoría sobre la migraciones procedentes de África. Cuarenta mil años atrás, había más gente en el planeta de lo que pensábamos.

Este espectacular descubrimiento alteró para siempre lo que creíamos saber sobre cómo el hombre moderno consiguió poblar el mundo a partir de su continente natal, África. Durante muchos años,  científicos e investigadores han ido dibujando un cuadro en el que, durante los últimos 40.000 años, aparecían dos únicos protagonistas: los neandertales, que en aquél tiempo ocupaban la mayor parte de Europa y extensas zonas de Asia (hasta que se extinguieron hace unos 15.000 años), y los humanos modernos que tras abandonar África unos veinte mil años antes de esa fecha, se multiplicaban y extendían por toda Eurasia.

El fósil del dedo, descubierto en una cueva de las montañas de Altai, en el sur de Siberia, fue sometido a pruebas de ADN extraído del hueso y sus resultados mostraron que era diferente a los Neandertales y los humanos modernos.
La edad del fósil indica, además, que la especie en cuestión pudo haber coexistido con neandertales y el ser humano moderno en esa región del mundo.
Esta es la primera vez que un ancestro humano nuevo ha sido identificado por su secuencia de ADN en lugar de partir del estudio de sus huesos. Los investigadores sugieren que es imposible saber la apariencia de esa "nueva" especie.

Los científicos intentaron establecer comparaciones genéticas entre su nueva y flamante secuencia de ADN y las de las dos especies humanas que le fueron contemporáneas, la nuestra y los neandertales. El objetivo era buscar relaciones entre las tres especies humanas y construir un árbol evolutivo que las incluyera a todas. El resultado fue que todas ellas tienen (tenemos) un antepasado común que vivió hace cerca de un millón de años.

Pero si los humanos modernos evolucionaron en Africa, entonces este antepasado común de un millón de años de antiguedad también debía proceder del continente negro. Sin embargo, resulta imposible que el antecesor del hombre de Denisova fuera un Homo erectus, especie que comenzó a poblar Europa más de 900.000 años antes... Y la secuencia genética de Denisova tampoco se parecía a la de los antepasados directos de los neandertales, cuyo linaje se separó del que dio lugar a Homo sapiens hace 450.000 años, mucho después que la rama que desembocó en el hombre de Denisova.

El nuevo descubrimiento sugiere que es hora de revisar las teorías sobre las migraciones procedentes de África.

Autor