Pilares de luz, los efectos especiales de la naturaleza



Los pilares son columnas verticales de luz que se pueden observar  por encima y debajo del Sol, la Luna o cualquier otro objeto luminoso cuando estas fuentes de luz se encuentran a baja altura. Estos fenómenos de reflexión, junto con las auroras o los Círculos parhélicos, dieron en la antigüedad origen a muchas leyendas  relacionadas con la religión.


 

En lugares de clima frío, cuando no hay mucho viento sobre superficie, se forman cristales de hielo en el aire que tienden a adoptar una posición paralela a la superficie del planeta, reflejando hacia la superficie terrestre la luz que les llega de los cuerpos luminosos localizados a baja altura. Este fenómeno produce haces o pilares verticales de luz blanca que se extienden por encima y por debajo de la fuente lumínica.
 


 

Las observaciones en países fríos y las ascensiones en globos meteorológicos han confirmado la estructura laminar de los cristales que producen las columnas, y la naturaleza prismática de los cristales que forman al halo de 22°.
 


 

Durante la noche, en regiones de clima frio, suelen aparecer sobre el horizonte unos extraños haces de luz verticales. No los causa ni el Sol ni la Luna sino las luces artificiales de nuestra civilización.
 

Estos fenómenos reflexivos dieron en la antigüedad origen a innumerables leyendas todas ellas generadas por las religiones para "justificar" algunas de sus creencias.


 

 

 

JDR

Fotografías  1  2  3  4  5  6