Regenerando los cartílagos con células madre



El nuevo procedimiento extrae las células madre mesenquimales del tejido graso, para posteriormente estimularlas con un factor de crecimiento y construir con ellas un implante de cartílago gelatinoso que se  incuba durante 28 días fuera del paciente, para posteriormente trasplantarlo en articulaciones dañadas. Fascinante.

El cartílago, que regula el movimiento de las articulaciones, es un que no se restaura de manera eficaz (como la piel o los huesos), debido a que sus células (llamadas condrocitos) se encuentran aisladas dentro de su matriz y tienen escaso potencial regenerativo. Además, este tejido carece de vasos sanguíneos y nervios para su nutrición y estimulación.

La investigación esta liderada por Rojas Martínez responsable de la Unidad de Terapias Experimentales del Centro de Investigación y Desarrollo en Ciencias de la Salud de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Actualmente no existe una manera eficaz de regenerar los cartílagos. Dependiendo de la lesión, las terapias actuales se reducen a manejar el dolor, a colocar prótesis metálicas temporales (que se reemplazan cada cinco años), o a cortar un pedazo del mismo tejido del paciente o de un donante cadavérico y sobreponerlo en la parte lesionada. Sin embargo, estas cirugías están limitadas a reparar un área muy pequeña que depende del tamaño del tejido obtenido. Por ello, la innovación médica de la Universidad AUNL.

A mediano plazo se buscarán dos tipos de implantes: el primero consiste en generar esferas pequeñas de implante de cartílago para que el ortopedista los coloque directo en la zona dañada. La otra alternativa sería utilizar impresoras 3D y crear una prótesis a base de células regeneradoras de acuerdo a las características de la lesión y las instrucciones del cirujano ortopedista.

Mas info
 

Autor