Geosmina: el aroma a tierra mojada



La geosmina es una sustancia química que se produce por bacterias que habitan el suelo (como la Streptomyces) y suele percibirse cuando la tierra se humedece con la lluvia. Un estudio de Corea del Sur analizó el efecto de la geosmina y descubrieron que produce estados calma y relajación del cerebro.

La bacteria Streptomyces es muy utilizada en medicina para obtener antibióticos y otros medicamentos. Algunos piensan que nuestro gusto por el olor de la tierra mojada es una herencia ancestral que llevamos en los genes.

Dado que la lluvia siempre ha sido fuente de vida nuestros antepasados generaron una fuerte conexión entre ese olor y su supervivencia, y con el correr del tiempo quedó asociado a una sensación positiva.

La geosmina también es importante para las especies que habitan el desierto, quienes al percibir su olor pueden tener la seguridad de que encontrarán agua en poco tiempo. No solo el olor a tierra puede producir satisfacción sobre nuestro cerebro, está ampliamente demostrado que el contacto con la naturaleza produce este efecto.

La geosmina es también responsable de algunos aromas no deseados en el vino. Cuando la uva ha sido atacada por alguno de los hongos (filamentosos) productores de geosmina, el vino puede también presentar aromas terrosos.

El llamado “aroma a lluvia” o petricor es la mezcla de aromas producidos por las plantas, el gas ozono y la geosmina cuando cae la lluvia.

Autor