La adicción a la "comida chatarra"



uevos estudios indican que el consumo de comidas saturadas en grasas y azucares generan en nuestro cerebro una dependencia similar a la ocasionada por el tabaco o las drogas.

De acuerdo a lo observado en diferentes resonancias magnéticas (realizadas en 26 mujeres obesas o con sobrepeso) se noto una menor actividad en la zona asociada a las comidas palatables, es decir, gratas al paladar. Por esta razón en la medida en que el alimento produce menos placer, la persona tiende a consumir más para alcanzar la gratificación.

"Se ha visto en otros estudios que la "comida chatarra" o los alimentos altos en grasas y azúcares tienen una mayor palatabilidad, y cuesta dejar de comerlos. Los alimentos ricos en azúcares favorecen a un "vaciamiento gástrico" más acelerado, dando una sensación de saciedad por menor tiempo que cuando comemos proteínas", explicó la doctora Daniela Adjemian, nutricionista del Hospital Clínico de la Universidad de Chile.

El abuso de comida de "alta palatabilidad" afecta a una de cada 30 personas.

Fotografia Flickr

Autor