Miedo a pisar


Existen en este planeta sitios en donde la gente no sale a caminar por temor a pisar una mina. En países como Afganistán la situación es aún peor, basta con encender una luz o abrir un armario para desencadenar una explosión.

Organismos como la ONU ayudan a los Estados a librarse de la amenaza de las minas y otros artefactos explosivos que generalmente quedan olvidados tras un enfrentamiento. Treinta y un países ya lo han conseguido, pero en otros como Iraq, queda una inmensa tarea por delante.

Las operaciones de desminado y limpieza de explosivos remanentes de guerra están en curso en Iraq son un trabajo minucioso y muy peligroso. Los explosivos no solo se encuentran bajo tierra, como suele ocurrir en las zonas rurales, sino en cualquier lugar, como los pisos altos de un edificio.

“Si hoy vives en Afganistán, Iraq, Nigeria, Somalia, Siria o Yemen es posible que ni siquiera necesites dar un paso para hacer estallar una mina. Simplemente encender una luz o abrir un armario, puede desencadenar una explosión que podría derribar su casa y la de su vecino” comentó el actor británico Daniel Craig, quien colabora con la ONU en proyectos relacionados con librar al mundo de minas terrestres.

Se calcula que sólo en Mosul, 7,6 millones de toneladas de escombros necesitan ser escrutados minuciosamente para que la ciudad vuelva a ser habitable. Gran parte de la Ciudad Vieja fue dañada y destruida en 2017.

Este año, la ONU ha puesto en marcha una nueva estrategia y ha lanzado la campaña “Terreno seguro” para convertir los campos de minas en campos de juego y recaudar recursos para las víctimas y supervivientes de los conflictos armados.

Es importante remarcar la labor del grupo de explosivos de las Naciones Unidas, en donde mujeres y hombres que poseen una de extraordinaria valentía, ponen en peligro día a día sus vidas para salvar otras.

En 2018, el grupo de explosivos antes mencionado eliminó cerca de 17.000 explosivos activos. Algunos de los dispositivos eran artefactos improvisados y otros tenían sofisticados métodos de detonación, como dispositivos con fusibles de placa de presión, cables trampa, dispositivos infrarrojos, dispositivos de elevación o de control remoto e, incluso, combinaciones de los cinco antes citados.

También se desactivaron 782 “cinturones suicidas” muchos de ellos todavía ajustados a los cadáveres de combatientes de ISIS y escondidos entre los escombros.

Este vídeo muestra las ruinas de Mosul y la faraónica tarea que lleva adelante el grupo de desarme, para que la gente pueda volver a habitar lo que alguna vez fue su hogar.

Mas información https://mineaction.org/en/portfolio-of-mine-action-projects

Autor