Techos vivientes



Se utiliza este termino para identificar la azotea de una construcción que esta parcial o totalmente cubierta por vegetación. Los techos verdes también llamados techos verdes, filtran contaminantes y CO2 de la atmósfera, actúan como barrera acústica, pueden cultivarse para consumo, mejoran la climatización del edificio, filtra metales pesados del agua de lluvia y cuida la biodiversidad en las zonas urbanas.

 


 

Los techos vivientes se clasifican en intensivos, "semi-intensivos" o extensivos, según la profundidad del medio de cultivo y del grado de mantenimiento requerido. Los jardines en los techos tradicionales requieren un espesor de suelo considerable para cultivar plantas grandes y césped tradicional, se los considera "intensivos" porque requieren mucho trabajo, irrigación, abono y otros cuidados.
 


 

Los techos "extensivos", en cambio están diseñados para requerir un mínimo de atención, tal vez desmalezar una vez al año o una aplicación de abono de acción lenta para estimular el crecimiento.  Se los puede cultivar en una capa muy delgada de suelo; la mayoría usa una fórmula especial de compost o incluso de "lana de roca" directamente encima de una membrana impermeable.
 


 

Otra distinción importante son los techos horizontales o con pendiente. El declive de estos últimos reduce el riesgo de mal drenaje del agua, si bien presenta también mayores problemas para mantener húmeda la tierra.
 


 

Los edificios tradicionales absorben la radiación solar y después la emiten en forma de calor, haciendo que las ciudades tengan temperaturas por lo menos 4° C más altas que las zonas circundantes. Un estudio realizado en 2005 por Brad Bass de la universidad de Toronto demostró que los techos verdes reducen la pérdida de calor y el consumo de energía en invierno.
 


 

En un estudio reciente sobre el impacto de estructuras verdes en la zona de Manchester los investigadores comprobaron que los techos verdes ayudaban a bajar las temperaturas especialmente en zonas urbanas.
 


 

Las cubiertas ajardinadas incorporan bajo la tierra una lámina geotextil antirraíces para evitar que filtraciones de arena puedan obstruir los drenajes, así como para impedir que las raíces de las planta puedan dañar los elementos inferiores de la construcción. También suelen incorporar paneles de nódulos, que poseen relieves en forma de botón donde pueden embalsar una pequeña cantidad de agua. De esta manera, las plantas pueden acceder a esa reserva en temporadas secas. Bajo estas láminas se ubica el aislamiento térmico (normalmente paneles rígidos) para soportar el peso de la tierra y las plantas sin deformarse y la lámina impermeabilizante del propio edificio.

 


 

Fotografías
Wikipedia, Flickr
jeremy.wilburn's photostream
Omar Omar's photostream

 

 

Autor