El uso incorrecto de los antibióticos conlleva al desarrollo bacterias mas resistentes



El uso incorrecto de los antibióticos es un problema en los países en todo el mundo dado que las personas a menudo los utilizan para tratar cualquier infección menor, con o sin receta médica. El uso no apropiado de antibióticos frecuentemente conlleva al desarrollo de cepas resistentes de la bacteria que provocan infecciones. Esto implica que en el futuro estos antibióticos no serán eficaces  para tratar las infecciones.

El cuidado médico moderno a menudo depende de los antibióticos. Los antibióticos son un tratamiento eficaz para curar las infecciones y agilizar la recuperación de una enfermedad y están fácilmente disponibles y son relativamente libres de efectos secundarios dañinos.

Sin importar lo eficaz que pueda ser un medicamento, no trabajará apropiadamente si el paciente no sigue las instrucciones de forma estricta. A menudo las personas dejan de tomar los antibióticos tan pronto como se sienten mejor y no terminan el curso completo de tratamiento. Esto puede reducir la eficacia de la cura y hasta puede provocar que la infección empeore.

A veces las personas toman una sobredosis con la falsa creencia de que al tomar más medicamento se mejorarán mas  rápidamente. La importancia de completar el curso completo de los antibióticos y de tomar la dosis correcta a las horas indicadas debe ser enfatizada por el doctor que receta los antibióticos y el farmacéutico que los dispensa.

Los doctores y los farmacéuticos que proveen antibióticos deben asegurarse de que cada vez que se entregue un antibiótico, la dosis y la duración de uso sean apropiadas y el paciente las entienda. Los hospitales deben adoptar medidas para restringir el uso de los antibióticos más fuertes y monitorear la resistencia a los antibióticos. Los pacientes deben hacerse responsables de no comprar antibióticos sin una receta, y si son recetados, de seguir el plan de tratamiento plenamente y con precisión.

Algunos usos incorrectos comunes por parte de los trabajadores de la salud incluyen:
1) recetar antibióticos cuando no existe una infección bacteriana
2) recetar el medicamento equivocado, o la dosis equivocada para tratar una infección
3) recetar antibióticos por más tiempo del necesario
4) recetar un antibiótico fuerte cuando uno menos fuerte sería igual de efectivo
5) escoger un medicamento costoso cuando uno más barato pero igual de efectivo o ligeramente menos efectivo sería adecuado.

Usos incorrectos comunes por parte de los pacientes:
1) exigir antibióticos aún cuando el doctor piensa que no es necesario
2) comprar antibióticos sin una receta
3) no terminar el curso del tratamiento porque se deja de tomar el antibiótico tan pronto como se sienten mejor.

Sofia Lagertan y Clara Bolonia para LaReserva.com

Autor