Silvicultura experimental en Japón genera formas asombrosas



En 1973 botánicos japoneses plantaron estos cedros con el objetivo de aprender sobre el espaciamiento de los árboles y su efecto sobre el crecimiento. El experimento que cumplio 50 años se encuentra en la ciudad de Nichinan en la prefectura de Miyazaki. Los árboles fueron plantados formando círculos internos más pequeños que se gradualmente en radios más grandes hasta formar 10 anillos perfectos.

Luego de medio siglo la forma cóncava de la plantación sugiere que los círculos exteriores de menor densidad de árboles tuvieron un mayor crecimiento, y el tamaño del árbol se hace cada vez más pequeño a medida que aumenta la densidad.

Parece una obviedad pero más espacio equivale a menos competencia por recursos (como el agua y la luz solar), por lo que es más fácil que los árboles exteriores crezcan más grandes y más fuertes mientras que los del interior luchan entre ellos por conseguir recursos.



Según un documento del Ministerio de Agricultura, Silvicultura y Pesca de Japón, la diferencia de altura entre los árboles más pequeños en el centro y los árboles más altos en el anillo exterior fue de aproximadamente 5 metros.

La idea original es que los árboles se cosechasen al cumplir medio siglo,sin embargo fue tal el interés y el resultado fue inesperadamente bello, que existe la posibilidad de que estos 'círculos de las cosechas' gigantes puedan conservarse.

Autor