El ocaso de los mariscos en Galicia

“Donde antes sacabas 40 kilos de molusco al día, hoy vuelvo con uno. Esto va a peor, no sabemos a qué es debido. Y no solo ocurre aquí, está pasando en todas las rías de Galicia” comentó Ana Salido, mariscadora desde hace 44 años en la ría de Pontedeume (La Coruña).

Desde hace años se viene produciendo un alarmante descenso de la productividad de los bancos marisqueros. Berberechos, almejas y bivalvos que ya no se reproducen de forma natural y si lo hacen, no crecen lo suficiente como para llegar a la talla comercial.

Según los registros oficiales, la producción de almeja cayó desde 2000 hasta hoy a menos de la mitad. No se trata solo de un declive económico al que se ven abocadas miles de familias, sino de una debacle identitaria de Galicia. “El mar es nuestra identidad y hay que sacarlo a flote por Galicia, por los pueblos, porque sin marisco perdemos nuestra esencia”, comentó Ana Salido apenada.

La Cofradía de Pescadores de Pontedeume decidió no quedarse de brazos cruzados y pedir ayuda y se contactaron con la Universidad de Santiago de Compostela (USC) para realizar un estudio multidiciplinar con objeto de dar respuesta a la situación y proponer soluciones en función de los resultados.

El estudio en cuestión se realiza en la Estación de Bioloxía Mariña da Graña, perteneciente a la Rede de Estacións Biolóxicas de la USC, y su responsable es Xosé Luis Otero, biólogo, profesor e investigador. Otero es un apasionado de la ciencia, pero sobre todo un enamorado de su tierra que desde pequeño degustaba los manjares del mar que, como él mismo recuerda, “se cogían y se comían como pipas, pues eran tremendamente abundantes”. Hoy lidera este proyecto con mucho orgullo ya que, subraya, “la ciencia y la investigación nunca viven al margen de la sociedad, todo lo contrario. Con esta iniciativa queremos contribuir a mejorar nuestra costa y la calidad de vida de todos los gallegos”.

Fuente: Endesa

Autor